fbpx

Opciones de inversión para poder cobrar tu propia pensión de jubilación

Hace unos días te hablaba del aterrador futuro de las pensiones de jubilación.

Es posible que te dejase con algo de miedo en el cuerpo.

Yo también lo sentí cuando empecé a investigar sobre la situación y al abismo al que nos dirigimos, si no cambian las cosas.

Pero, como todo en esta vida: a grandes males, grandes remedios.

Sí, vale… menos para la muerte… por el momento… :O

Sin embargo, en esta sociedad sólo te hablan o te dejan ver las bondades de lo que les interesa a unos pocos, que son los que tienen el poder.

En temas financieros, nos han alimentado a base de arroz, pollo y lechuga.

Pero, ¿tú comerías el resto de tu vida únicamente de estos 3 alimentos?

O por el contrario, ¿decidirías llevar una dieta equilibrada, con alimentos variados, de calidad y en su cantidad justa?

Mira…

Vivecdota

Hace dos años, volví a Barcelona después de vivir más de 3 años y medio en Milán. Además de traer el coche lleno a reventar, yo también vine lleno.

Los últimos años allí, no fueron especialmente buenos. Se mezclaron muchas circunstancias. Entre ellas, dejé de practicar atletismo en 2013 y empecé a llevar una vida bastante sedentaria, comiendo bastantes porquerías para complacerme.

En 2015, mi cuerpo respondió a ese comportamiento rellenándome con 10kg más.

En fin…

“Conocía” todas esas milongas sobre los beneficios de la comida saludable, la dieta mediterránea, real food y demás.

Pero en la práctica, dame una buena hamburguesa, una buena pizza y un buen gofre con chocolate belga.

Bien.

Tras varios intentos para revertir la situación, me activé caminando 10.000 pasos diarios y logré frenar el declive físico.

Pensé que todo cambiaría a mi vuelta a Barcelona a finales de 2016. Me apunté al gimnasio y fui con cierta regularidad.

Pero no fue suficiente.

Cuando me cansé de mi falta de constancia y no ver evolución, acabé buscando ayuda profesional. Y así, encontré mi actual preparador físico, que además de darme las pautas de entreno para poder recuperar mi forma física, me enseñó a comer de forma equilibrada y muy variada.

Nada de dietas, ni pasar hambre, ni fórmulas mágicas.

Con alimentos reales y variados.

Fue ahí cuando descubrí que, alimentos que yo decía que no me gustaban, pasaron a encantarme.

Llevaba tanto tiempo sin probarlos y renegando de ellos, que cuando les di oportunidad, cambié de opinión al momento.

Menú equilibrado de opciones para tu jubilación

Aunque aún sigo comiendo arroz, pollo y lechuga, en mi dieta han entrado muchos alimentos que no comía habitualmente y que ahora saboreo.

En la educación financiera pasa algo parecido.

Nos han mareado siempre con los mismos productos financieros, pensando en nuestra jubilación, pero algunos son insípidos e incluso inútiles.

Hoy te voy a hablar de todas las opciones que conozco, en las que puedes invertir para tratar de minimizar o solucionar el problema de la jubilación en tu futuro.

Algunas de las opciones son mejores que otras.

Puede que con algunas te sientas familiarizado o puede que algunas, simplemente te resulten muy arriesgadas.

Todo es cuestión de mantener un equilibrio y adaptado a ti.

Productos bancarios que posiblemente te suenan

Aquí llegan las perlas de las que siempre nos han hablado.

Los productos que tu banquero de confianza, seguramente te haya querido encasquetar en más de una ocasión.

Y lo digo así de libremente, porque estoy cansado de escuchar las bondades de los productos del banco.

Por lo general, acaban quitándote más dinero del que se supone que te dan.

Con todo mi respeto a todos aquellos empleados en bancos y cajas de ahorros.

Pero tanto el director de una sucursal como sus empleados no son expertos en finanzas. Son simples comerciales con contactos y su labor es la de vender los productos de su empresa.

Digo empresa, sí. Porque un banco no deja de ser un negocio.

Unos clientes ingresan dinero en sus cuentas, con comisiones por mantenimiento, y el banco les presta tu dinero a otros clientes cobrándoles intereses por ello.

Los bancos no son tontos

Negocio redondo.

Pero otro día hablaré de este negocio en particular. Hoy me voy a centrar en algunos de sus productos.

Los empleados de un banco no son ni tus amigos, ni tus asesores… son vendedores de un concesionario.

En vez de venderte coches, te venden productos bancarios.

Así que, dentro top 3 productos bancarios.

Depósitos bancarios

Existen varios tipos de depósitos bancarios, en función de las triquiñuelas que quiera hacer el banco de turno para saquearte dinero.

Pero, voy a hablar de los más comunes. Y éstos son los depósitos a plazo fijo.

En resumen, un depósito a plazo fijo consiste en depositar tu dinero por un plazo determinado de tiempo para obtener un rendimiento, normalmente al vencimiento del depósito.

Dependiendo de la bondad del banco, existen depósitos en los cuales, si retiras tu dinero antes de vencimiento, puedes incluso recibir una penalización sobre tu dinero.

Y del rendimiento no hablemos, porque no lo verás.

Un tiempo atrás, los depósitos ofrecían unos intereses medianamente decentes, en plazos de tiempo medianamente cortos.

Por lo general, los plazos van desde los 6 meses hasta varios años. Lo normal, es que el mínimo de tiempo que mantengas el depósito sea de al menos 1 año.

En la actualidad, los mejores depósitos no superan el 1,5% de interés anual. Y tienes que andar con cuidado con los chiringuitos en los que metes tu dinero.

En cualquier caso, si te interesa esta opción te aconsejo que te leas toda la letra pequeña.

Así que mejor llévate una lupa 😉

Fondos de inversión de los bancos

Los fondos de inversión no son un producto exclusivo de los bancos, pero los he querido separar y diferenciar.

Muchos bancos comercializan sus propios fondos de inversión que, básicamente, son carteras que cuentan con diferentes acciones más o menos diversificadas.

No puedo decir que todos sean malos porque mentiría. El problema que les veo es que, como comentaba anteriormente, un banco es un negocio. Y como buen negocio, tienen que ganar dinero.

Y por lo general, ese dinero viene de varios sitios.

El primero es obvio: comisiones.

Y el segundo es una jugarreta muy divertida que hacen o han hecho algunos bancos.

Existen una gran variedad de fondos, pero los bancos los tienen diferenciados: para sus clientes habituales (pececillos) y para sus clientes VIP (tiburones).

En el primero, hay cientos o miles de clientes a los que han engañado convencido en las sucursales. Mientras en el segundo son unos pocos adinerados.

Para entrar en los fondos VIP necesitas tener un buen patrimonio. Normalmente, unos 100.000€.

Mientras que, el resto de clientes, tiene que entrar en el churri-fondo del Banco.

Pero el banco, a efectos prácticos, gestiona ambos fondos como si se tratase de un único fondo. Con lo que, en ocasiones, realiza prácticas un tanto estúpidas como entrar en largos (comprar) y cortos (vender) unas acciones de bolsa.

Entrar o ponerse en largos es la operación habitual en bolsa. Significa comprar acciones o activos financieros con los que ganarás dinero cuando la bolsa suba, pero pierdes cuando baja.

Entrar en cortos es justo lo contrario. Cuando piensas que la bolsa va a caer existe la opción de ganar dinero si cae, o perder cuando sube.

De esta manera, una de sus dos operaciones siempre saldrá bien y el banco se la adjudicará al fondo VIP.

Mientras que la operación que haya salido mal, la pagarán los pececillos del churri-fondo.

Claro, como son tantos, las pérdidas se dispersan y las asumen muchos clientes.

Por este motivo, algunos bancos ganan premios anuales por sus grandes beneficios en sus fondos de inversión (los VIP, ¿lo dudabas?), mientras que el resto de sus fondos, acaban con menos beneficios o incluso con pérdidas.

Pero de esos no hablan 😉

Planes de pensiones

Abran paso…

Damas y caballeros, les presento… ¡la Joya de la Corona!

¡¡¡Los Planes de Pensiones!!!

Producto por excelencia que recomiendan todos los bancos, ¡e incluso hasta los políticos!

Si lo recomiendan ellos, tiene que ser bueno.

Por narices.

Y no me queda otra que hablar de sus bondades.

Bondad #1

La primera de ellas, es que un Plan de Pensiones no es más que una forma de invertir en bolsa que te han vendido maquillada y con un intermediario…

Los bancos.

Pero, ¿qué puede salir mal de aquí?

Bondad #2

Atentos, aquí llega el invitado especial… ¡Las comisiones!

Como no podía ser menos, el banco te aplicará la comisión de turno en tu plan de pensiones, para que no te olvides que tienes que pasar por caja. Hace unos años, con la bonanza económica, aprovechaban para apretarte con comisiones del 2% (o más).

Pero, vista la precaria rentabilidad que se le han sacado a este tipo de productos en los últimos años, han decidido rebajar las comisiones para que no sea tan descarado.

El resultado de estas comisiones es el de mermar un poco más la rentabilidad.

Bondad #3

Hablando de rentabilidad, es otro de los puntos estrella de los Planes de Pensiones.

Invirtiendo en bolsa y, siempre teniendo presente que es a largo plazo, se puede sacar una rentabilidad de un 5-8% anual haciendo las cosas medianamente bien.

Es más, en los últimos 15 años, el 90% de los planes de pensiones han sido menos rentables que la propia deuda española.

Con una rentabilidad media de un 3% anual, los planes de pensiones han sido los que menos beneficio han reportado, si los comparamos con los bonos españoles a 10 años (4,6%) o la inversión en el índice español, Ibex35, con un 8,2%.

¡¡¡Por Dios, qué maravilla, ponme 5 planes de pensiones para regalar!!!

“¡Quieto parao!”

Que todavía quedan más cositas, ya verás que guay 😀

Bondad #4

Porque otra de las ventajas de un Plan de Pensiones es que no lo puedes rescatar hasta que te jubiles.

Salvo contadas excepciones como fallecimiento o enfermedad grave.

Esto tiene unos beneficios muy interesantes. Y es que tu banco va a poder jugar con tu dinero durante muchos años y tú no lo vas a poder tocar.

Pero tranqui, que te lo van a cuidar bien 😉

Bondad #5

Por último, llegas al día de tu jubilación y te dispones a retirar todo el dinero que has ahorrado a lo largo de la vida.

Después de haber pasado por todos los aros que te han puesto, cometes el error de retirarlo el mismo año que te has jubilado.

Los Planes de Pensiones tributan como rendimientos del trabajo. Con lo que, si el mismo año que has estado trabajando, te jubilas y decides retirar de golpe tu plan de jubilación, se va a acumular tanto lo que hayas cotizado ese año como el rescate de tu plan.

O sea que, si ese año entre tu sueldo y todo el rescate del plan de pensiones superas los 60.000€, te aplicarán una retención del IRPF del 45%.

¡MARAVILLOSO!

Los planes de pensiones merecen una ovación

Y recuerda:

“Hacienda somos todos, incluso si tributas 2 veces por tu dinero”.

Otras opciones que tal vez te suenen menos

Ufff, cuantas emociones, ¿eh?

Pero bueno, ahora que has visto ya el arroz, pollo y la lechuga del mundo financiero, es un buen momento para introducir una cantidad de ingredientes para que no se te indigeste todo lo que te he contado hasta ahora.

Antes de empezar, te quiero decir una cosa:

Fuera prejuicios y mente abierta.

Unas opciones te pueden gustar más que otras, es completamente normal.

También, existen opciones que por sí solas no las recomiendo, pero sí que pueden formar parte de un “pack de inversión”.

Acciones de Bolsa

Posiblemente sea una de las formas de inversión que seguramente te suene más.

Aunque, quizá también te de algo de miedo.

Pero te voy a explicar de forma breve y resumida en qué consisten.

Mira…

Las empresas recurren a ofrecer acciones para poder obtener capitalización (dinero) que, de tener que hacerlo pidiéndoles dinero a los bancos, adivina qué problema se encontrarían…

¡Los altos intereses de los créditos!

Benditos bancos.

Así que, otra opción pasa por acudir a la Bolsa de Valores en busca de financiación en forma de acciones, tanto de grandes como pequeños inversores.

Una acción es un título que representa un trozo muy pequeño de una empresa. Con lo que, cada vez que compras acciones, adquieres partes de ese negocio.

Estas acciones pueden subir o bajar su cotización, que es el precio momentáneo de la acción.

Por eso, cuando una empresa es del interés de muchos, su valor en bolsa sube. Hay una mayor demanda de acciones y se encarecen. Y, por el contrario, cuando una empresa pasa por problemas, imprevistos o deja de ser del interés del inversor, sus acciones bajan.

Llegado a este punto, tengo que hacer hincapié en la diferencia entre invertir y especular.

Cuando inviertes, lo haces porque crees en el modelo de negocio en el que has invertido y muchos factores apuntan al crecimiento a largo plazo de la empresa.

Cuando especulas, lo haces porque, en el mejor de los casos, las acciones de bolsa han bajado y tu aprovechas ese momento en el que los precios están baratos para comprar.

En el momento en el que la calma vuelve a los mercados y las acciones suben, vendes y obtienes beneficios por ello.

A esto también se le llama trading.

Invertir en acciones requiere tiempo y conocimiento.

Si lo haces de otra forma, estarás haciendo algo parecido a jugar a la ruleta de un casino.

Fondos de Inversión

Un fondo de inversión es un producto de inversión colectiva.

Pueden invertir tanto pequeños inversores como grandes. Al igual que con las acciones de bolsa.

Cada uno de los partícipes puede aportar dinero de forma regular o puntual y se hace a través de una gestora o sociedad de inversión independiente.

Esta sociedad está asignada a uno o a varios gestores, que son las personas que se encargan de administrar y gestionar el dinero recibido colectivamente de todos los inversores.

Dependiendo del tipo de fondo, el dinero invertido se puede distribuir en acciones, bonos o inmuebles, por poner algunos ejemplos.

Obviamente, estos fondos de inversiones tienen también sus comisiones, ya que la figura del gestor tampoco trabaja por amor al arte.

Dependiendo del tipo de fondo, existen unas comisiones un poco más altas (3-5%) o más bajas (0,35%). Además, tienen unas cuantas ventajas fiscales y de gastos asociados que, dependiendo del tipo de inversión, pueden ser más ventajosas que las acciones de bolsa.

Pero de esto hablaré en su debido momento.

Voy a diferenciarlos, a grandes rasgos, en 2 tipos de fondos que son los más comunes.

Fondos de gestión activa

En este tipo de fondos, los gestores tienen una participación activa dentro del mismo.

Valga la redundancia.

Digamos que son un grupo de profesionales que realizan la selección de los activos que están en la cartera del fondo y van tomando las decisiones a lo largo del tiempo.

Según van valorando y analizando el mercado, pueden decidir hacer una rotación de activos dentro del propio fondo, con el fin de tratar de maximizar la rentabilidad.

Normalmente, cuando se invierte en fondos en los que hay una gran adquisición acciones (o llamado Renta Variable), estas suelen estar asociadas a un benchmark.

El benchmark es un índice de referencia, que para entenderlo te pongo unos ejemplos: El Ibex35 es el índice de la bolsa española, así como el S&P500 es el índice de la bolsa de USA y el MSCI World es el índice mundial.

Cada uno de ellos es un benchmark.

El objetivo de los fondos de gestión activa es el de superar o batir al índice de referencia (benchmark).

Pero en el largo plazo o tramos de más de 15 años, son muy pocos los fondos de gestión activa que logran superar al índice al que hacen referencia.

Existen multitud de fondos de gestión activa, pero generalmente, este tipo de fondos son los que tienen comisiones de gestión más altas.

Fondos de gestión pasiva

Los fondos de gestión pasiva, aún contando con un gestor, funcionan de forma diferente.

Dicen que: “si no puedes con tu enemigo, únete a él”.

Entonces, ¿por qué tratar de batir un índice cuando la mayoría de fondos no lo consigue?

Este tipo de fondos consiste en copiar un índice de referencia.

Nada más.

Existe un gestor porque tiene que existir una figura física que controle que todo funciona correctamente.

A grandes rasgos, es como viajar en un avión en piloto automático. El avión va solo, pero necesitas un piloto que esté atento ante imprevistos o hacer reajustes o maniobras como el despegue o aterrizaje.

De esta forma, al no contar con un grupo de expertos detrás, que analizan y valoran los mercados, las comisiones de estos fondos son su gran ventaja porque son mucho más bajas.

Como existen una gran variedad de fondos de gestión pasiva o también llamados fondos indexados, puedes configurar una cartera contratando fondos de varios tipos. Así, puedes incluir tanto bonos (renta fija) como acciones (renta variable) en fondos independientes.

Lo único es que, si lo haces con porcentajes fijos (por ejemplo: 60% renta variable + 40% renta fia), tú serás el único encargado de re-balancear tu cartera.

¿Quieres hacerlo de modo completamente automatizado?

Existen los Roboadvisors, que justamente hacen eso.

En resumen, los fondos de gestión pasiva o activa son una buena herramienta para diversificar tu cartera, minimizando gastos de compra/venta de acciones y replicando o tratando de batir un índice de referencia.

Invertir en ladrillo (pisos, locales, plazas de garaje…)

Invertir en ladrillo es tan arriesgado como invertir en bolsa.

Y ya me puedo ir a dormir.

No, es broma 😀

Pero es cierto que hoy día estamos inmersos en otro Boom inmobiliario, en el que el precio de los pisos no ha crecido tanto como años atrás, pero están prácticamente inaccesibles.

Sin embargo, el motivo principal por el que hay gente que compra pisos a día de hoy, es para ponerlos en alquiler a precios desorbitados.

Es más, hace poco salía la noticia de que «Los jóvenes españoles ya no pueden comprar ni alquilar vivienda»Fuente

Y aquí, parte de culpa la tiene el boom del alquiler turístico a través de diferentes plataformas.

Al contrario que en la mayoría de países de Europa donde el modelo del alquiler está mucho más bien visto, en España tenemos el mal vicio de querer ser propietarios.

“Un momento cerebrito, que invertir en ladrillo no es únicamente en pisos”

Pues sí, es verdad.

Es por eso que invertir en plazas de garaje es otra opción válida.

También, existen los locales comerciales que pueden ser una buena opción para obtener rentas por alquiler.

En ambos casos, tienen la ventaja de contar con algún problema menos que en un piso, ya que, en caso de demora en los pagos, legalmente es más sencillo solucionar los problemas con los inquilinos.

Este tipo de inversiones están ahí, mucha gente las utiliza y son el tipo de inversión más antiguo.

Criptomonedas

Antes de que salte tu piloto automático diciendo las maldades de las criptomonedas, déjame explicarte.

A ver, cuando hablo de invertir en criptomonedas, o criptos, me refiero a incluirlos en un portfolio o cartera como una parte minoritaria.

Es más, las criptomonedas van a su aire y esa es una ventaja, ya que no siguen correlación alguna con la bolsa de valores.

Incluir una pequeña cartera diversificada con diferentes tipos de criptomonedas, puede ser una buena estrategia a largo plazo.

Cartera Diversificada con Criptomonedas

Si tienes una cartera diversificada, por ejemplo: con 65% renta variable, 20% renta fija, 7,5% materias primas y 7,5% en oro, incluyendo como mucho un 1-3% en criptos puede ser una buena decisión.

Debes tener en cuenta que el horizonte de inversión tiene que ir siempre enfocado a largo plazo.

Si solo te vas a centrar en que desde enero de 2018 hasta noviembre de 2018 las criptomonedas se han devaluado un 80%, te animo a que mires cuánto han crecido desde enero de 2015.

Esta no es la primera caída fuerte de las criptos.

Bitcoin, por ejemplo, ha sufrido las siguientes caidas:

  • Junio de 2011: cayó de $32 a $2, un 94%.
  • Enero de 2012: volvió a subir a $7,40 para posteriormente caer a $3,80 (49%).
  • Abril de 2013: hizo techo el $260 para luego caer a $40 (83%).
  • Noviembre de 2013: rozando los $1.200 empezó a desplomarse hasta llegar a enero de 2015 a $150 (87%).

Pero a mucha gente ahora sí que le escandaliza la reciente caída desde los $17.000 hasta los $3.800 que anda a finales de noviembre de 2018 (77%).

La diferencia es que, en esta última caída, el bombo mediático ha sido a nivel mundial. Pero hay que tener en cuenta que, la capitalización en las criptos se mantiene alta y, es posible que con los precios de la actualidad, sea una buena opción incorporar en porcentajes muy bajos en la cartera.

De hecho, Blockchain, que es la tecnología sobre la que funcionan las criptos, ha atraído la atención de grandes multinacionales e instituciones. Aún con el acoso y derribo por parte de referentes del mundo financiero. Esta tecnología mejor desarrollada, puede empezar a ser utilizada en actividades cotidianas en menos tiempo del que puedas creer.

MLM Multi Level Marketing

Es muy posible que en este punto pienses que estoy completamente chalado.

Es un tema delicado porque algunos casos mediáticos, como el de Herbalife, han hecho mucho daño a los sistemas de Marketing Multinivel.

Todo el mundo los asocia con estafas piramidales o esquemas Ponzi.

Y está claro que hay estafas en todos lados: como Gescartera, el caso del Banco Popular o Pescanova, por nombrar algunas.

Pero, el Marketing Multinivel es una forma de hacer crecer tu empresa sin, prácticamente, invertir un duro en campañas de publicidad. Los clientes se van convirtiendo en trabajadores y el boca-a-oreja va generando más consumidores.

Uno de los casos más peculiares fue el de Tupperware.

Y es que, este famoso producto fue inventado en 1946, pero al ser un producto de innovación, requería de demostraciones de uso. Así empezaron, vendiendo puerta a puerta y haciendo demostraciones de cómo funcionaba y sus utilidades.

Te puede gustar más o menos pero hay grandes empresas como Swarovski o Mars, que utilizan el MLM en alguna de sus sub-marcas para vender sus cristales o chocolatinas.

Una de las ventajas de este tipo de negocios es que permiten a personas individuales poder ganar unos ingresos, aunque dicha empresa no esté en el país.

Invertir en Startups

Este tipo de inversión tiene sus similitudes con las acciones de bolsa.

La diferencia es que cuando una empresa accede a la Bolsa de Valores en busca de capitalización, tiene que cumplir algunos de requisitos. Entre ellos: tener un capital social de 200 millones de euros mínimo, 2 años de antigüedad, auditoría de cuentas, etc.

Y una Startup, no es más que una empresa de nueva creación y, normalmente de carácter tecnológico, que aporta ideas innovadoras al mercado y con grandes posibilidades de crecimiento. Pero no cuenta con los requisitos para entrar en la Bolsa de Valores.

En muchos casos, estas empresas tienen una idea de negocio, tienen un producto desarrollado, pero les falta una de las partes más importantes para despegar: financiación.

Sin embargo, quiero remarcar una cosa muy importante.

La mayoría de las startups fracasan y esto es importante saberlo, pero las que no lo hacen, suelen crecer muchísimo.

Este tipo de inversiones tiene que hacerse pensando siempre en el medio o largo plazo.

Las Startups necesitan algo de tiempo para coger forma y empezar a reportar beneficios. Es por este motivo que la mayoría de veces reinvierten sus beneficios en el proyecto para seguir creciendo.

Invirtiendo en startups puedes perder tu dinero, por eso recalco tanto siempre que es importante diversificar. Pero en el caso de hacerlo en una exitosa, los beneficios pueden superar por mucho las pérdidas del resto.

Normalmente, las cantidades iniciales para este tipo de inversiones van desde los 1.000€. Así que, es un tipo de inversión que recomiendo sólo si tienes mucha liquidez y tu exposición al riesgo es alta.

Crowdlending

Por último, te presento el crowdlending, que es una mezcla entre invertir en Startups y dar préstamos a particulares.

Si tienes un negocio o eres un particular y necesitas dinero, puedes acudir a este tipo de servicios en el que, todo tipo de personas puede aportar cantidades de dinero para ser prestadas.

Obviamente, sobre el dinero que prestas esperas obtener unos intereses.

El crowdlending beneficia a personas o empresas que, quizá de otro modo, no podrían obtener crédito. Pero gracias a estos servicios pueden acceder a financiación.

Existen plataformas de crowdlending que permiten incluso realizar auto-inversión, lo que te puede permitir automatizar el proceso y generar ingresos de forma pasiva y recurrente.

Esta es la opción que menos conocía y la última que he empezado a probar.

Así que, cuando tenga más experiencia personal, compartiré lo que haya aprendido.

Conclusiones

La conclusión a la que podrías llegar es que los bancos son muy malos.

Pero, siendo completamente honesto contigo, tengo que decir que sin los bancos, la sociedad actual posiblemente no funcionaría.

La figura del banco, en términos ideales, es necesaria. Es un organismo que almacena tu dinero y lo tiene a buen recaudo. Y atiende a sus clientes, dándoles consejo real para sembrar su futuro. Eso implicaría no jugar con nuestro dinero, como si de una ruleta se tratase y no lucrarse más de lo que ya hacen por partida doble, triple, cuádruple…

Poco a poco la banca ética se va abriendo paso…

De todas maneras, creo que la gran parte de culpa de muchos de los problemas económicos y del sistema financiero, es de los que nos gobiernan.

Y da absolutamente igual, tanto rojos, como azules, como naranjas o morados.

“Si la gente entendiese cómo funciona nuestro sistema financiero, creo que habría una revolución antes de mañana”

Henry Ford

Pero, aunque a veces creamos que existen pucherazos electorales, la culpa final es únicamente nuestra.

Tú, yo, nosotros, como pueblo, tenemos el poder. Y, a riesgo de sonar populista, el poder de cambiar las cosas recae en nosotros más veces de las que pensamos.

No hablo únicamente de temas financieros o políticos. Hablo de situaciones en la que, por poner un ejemplo, los medios de comunicación nos manipulan… porque les dejamos.

De esa frase de Henry Ford, la parte más importante es: «Si la gente entendiese…».

Ahí lo dejo como reflexión y no me enrollo más 😀

¿Qué te ha parecido este post? ¿Conoces más opciones de inversión que no haya contemplado? Cuéntame tu opinión en los comentarios y hablamos.

Estaré encantado de leerte y responderte 😀

LM-PopBoxes

¿Te gustaría ahorrar más?

Descarga la guía para descubrir ejemplos de gastos reales para ayudarte a ahorrar dinero.

Sobre el autor de este artículo

Mario Díez
Mario Díez
Soy un curioso empedernido al que le encanta aprender y compartir. Ahorrador desde pequeño e inversor autodidacta. Te ayudo a mejorar tus finanzas personales compartiendo contigo todo lo que sé de forma atrevida y sin pelos en la lengua. Fácil, sencillo y para toda la familia. Puedes leer más sobre mi aquí.
Mario Díez
Mario Díez
Soy un curioso empedernido al que le encanta aprender y compartir. Ahorrador desde pequeño e inversor autodidacta. Te ayudo a mejorar tus finanzas personales compartiendo contigo todo lo que sé de forma atrevida y sin pelos en la lengua. Fácil, sencillo y para toda la familia. Puedes leer más sobre mi aquí.

6 comentarios en “Opciones de inversión para poder cobrar tu propia pensión de jubilación”

  1. Excelentísimo post!! Súper completa la info y muy ameno. He empezado curioseándolo un poco y al final «no me ha quedado más remedio» que leerlo entero tranquilamente! 😀

    Por cierto, eso de mezclar comida saludable con buenas decisiones de inversión me ha encantado jaja

    Gracias por contribuir a nuestra educación financiera, es algo que hace mucha falta. Yo creo que el mundo lo cambiamos entre todos y presiento que tú con tu blog llegarás a cambiar la vida de mucha gente :))

    Un abrazo!!

    • Jajajajajaja mil gracias María!

      ¡Esto es un poco como tu relación del miedo con Batman!

      Empecé escribiendo eso y no sé como lo acabé hilando, pero creo que ha quedado bastante bien 😀
      Estaba entre la alimentación saludable o el fitness. Así que, escogiendo la segunda opción seguramente ya sabrás por donde habría ido… O te mueves, o te mueres.

      Una de las cosas que me gusta de escribir es que me puedo ir por mis propios cerros de Úbeda y poco a poco enderezarlo hacia un tema concreto.

      Es un verdadero placer tenerte como lectora 😉

      ¡Otro abrazo para ti!

  2. Bravisimo Mario! Vaya repaso que le has dado a todo las opciones de las inversiones.

    Gracias a este post me he enterado de muchos conceptos y de cómo funcionan muchos de los productos financieros que nos ofrécenos. Y yo que estaba pensando en un plan de pensiones para el futuro…

    La frase de Hacienda, me encantó 😂

    Por cierto, sería interesante que hablaras en un post sobre el alquiler de los pisos. Es algo que me ha tocado vivir hace unos días, y es que los jóvenes nos encontramos con que no podemos casi ni poder encontrar alquiler. Ya no digo comprar un piso…

    Me encantaría leer tu opinión sobre este tema.

    Gracias por toda La Luz que nos aportas.

    Un abrazo enorme

    Loren

  3. Otro post épico para la colección!
    ¡Me ha encantado Mario!

    Al igual que María, me he puesto a echarle un ojo y al final lo he devorado como un buen plato de arroz, pollo y lechuga 😄.

    Si ya los bancos no eran santo de mi devoción (a base de comisiones y con el paso del tiempo, un banco verde de cuyo nombre no me quiero acordar se zampó el dinero ahorrado de mi comunión)… ¡ahora mucho menos!

    Estoy con Loren. El tema del alquiler puede ser un muy buen post… ya que por desgracia, aquí en España, es un tema que está imposible. Y te lanzo una sugerencia: si hablas de este tema, pon las caravanas como vía de escape jajaja

    ¡Enorme trabajo crack! Esperando el próximo 😉

    ¡Sigue así! 👍🏻😊👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻

  4. ¡Hola, Mario!

    A mí me ha gustado el post, aunque creo que el desconocimiento nos hace tener miedo a invertir en otros productos.

    En cuanto a os fondos de pensiones, imagino que además de los que has contado, uno de los peligros es la inflación cuando vayas a recuperarlo.

    Imagino que casi todo lo que expones lo conoces por leer mucho y por tu propia experiencia, pero ¿podrías recomendar algún libro o blog sobre inversiones?

    Muchas gracias por el post, y sigue adelante con ello!!!

    • ¡Hola Bea!

      El miedo se origina por desconocimiento y por la cantidad de mensajes negativos que, tanto los medios de comunicación como la sociedad, ha ido vertiendo sobre el tema.

      Imagino que tu pregunta iba relacionada a los planes de pensiones. El problema es querer recuperarlo de golpe y el mismo año que te jubilas. Obviamente si la rentabilidad de esos planes no supera la inflación, habrás perdido más dinero a lo largo del tiempo.

      El primer objetivo de invertir es el de superar la inflación. Que en términos sencillos, es cuánto se encarece el dinero cada año. 10.000€ ahora no equivalen a 10.000€ en 20 años.

      El segundo objetivo, obviamente, es el de rentabilizar la inversión. O sea, sacar unos intereses por haber mantenido tu dinero en movimiento.

      En cuanto a mi aprendizaje, he pasado por distintas etapas. Recomendarte un blog de inversiones es complicado. Invertir es algo muy genérico.

      Como has visto, existen muchas formas de invertir. Yo por ejemplo, me centro bastante en fondos de inversión, pero también tengo acciones de bolsa. Tienen sus semejanzas, pero son formas totalmente distintas de invertir. Diferente riesgo, diferente gestión, diferente diversificación, etc.

      Te voy a recomendar un par de blogs y algunos libros. Si quieres aprender por donde aprendí yo, te recomiendo visitar: invertirenbolsa.info de Gregorio Hernández. Ahí es donde aprendí yo como funcionaba la bolsa y como ganar con dividendos en acciones. Tiene varios libros que suelen ser la biblia de los principiantes. Los libros en el fondo son resumen del blog. Así que puedes echarle horas.

      Otro blog, de un amigo mio que te puede resultar más fácil de leer: lahormigacapitalista.com
      Tenemos una filosofía bastante parecida y tengo el placer de conocer a su autor.

      Libros, los de Gregorio Hernandez y: El Código del Dinero de Raimon Samsó (no habla de inversiones concretas pero sí de la palanca del dinero). El resto de libros que conozco son bastante técnicos y tochos, que puede que te aburran un poco si no tienes algo de conocimiento base.

      Muchas gracias a tí por leerme. Cualquier duda, estoy aquí 😉

      Un abrazo!

Deja un comentario

Antes de que te vayas ¿quieres un regalo?

Descarga la guía y descubre cómo ahorrar más de 1.000 € al año sin dejar de divertirte.

  • 100% libre de Spam, te lo prometo.