Toda la verdad sobre los Planes de Pensiones: Guía Indispensable

Hace algunas semanas, te hablé de las diferentes opciones de inversión para preparar tu jubilación.

Entre esas opciones, nombré los planes de pensión.

Seguramente sea la primera opción que te venga en mente cuando pienses en tu jubilación.

Llevo mucho tiempo oyendo a todo el mundo hablar de los Planes de Pensiones (PP). A los jóvenes, comentando que los planes de pensiones son la única forma de poder darle rentabilidad a sus ahorros y poder cobrar un complemento a su pensión. A los recién jubilados, echando chispas del atraco que les ha supuesto tener un plan de pensiones.

Pero, a la hora de la verdad, son pocas las personas que saben bien qué es y cómo funciona verdaderamente un plan de pensiones.

Así que, esta guía te interesa tanto si ya tienes un plan de pensiones como si no lo tienes y te lo estás planteando. Te voy a dar información que seguramente desconozcas.

Qué es un plan de pensiones

Lo que se suele decir es que se trata de un instrumento financiero de ahorro para la jubilación. La finalidad, cuando llegue tu jubilación, es la de disponer de unos ahorros que te den cierta seguridad económica junto con tu pensión de jubilación, si la hay…

La realidad es que se trata de un fondo de pensiones. No es una herramienta de ahorro garantizada, como mucha gente cree.

A diferencia de la pensión de jubilación, que es un servicio social que ofrece la Seguridad Social, un plan de pensiones privado es un servicio que ofrece una entidad financiera privada. O sea, un banco, un fondo o una aseguradora, que en definitiva son empresas privadas y su objetivo es ganar dinero.

Cómo funciona un plan de pensiones privado

Al tratarse de un fondo de pensiones, o lo que es lo mismo, un fondo de inversión, éste puede invertir tu dinero de varias formas: en renta fija, en renta variable o en renta mixta.

La renta fija consiste en invertir en bonos de emisiones de deuda que realizan los gobiernos y las empresas. Éstos ofrecen una rentabilidad bastante baja pero asociados a un bajo riesgo. La renta fija busca dar seguridad a tu inversión.

La renta variable es el tipo de inversión en el que la rentabilidad y la recuperación de tu dinero no está garantizado. Por el contrario, es la herramienta de inversión que te puede dar mayor rendimiento, aunque se debe tener claro que el horizonte de inversión tiene que ser de largo plazo. Principalmente se trata de inversión en Bolsa, tanto en acciones como en otros productos.

La renta mixta no deja de ser una mezcla de las anteriores. Es una combinación de activos de renta variable y de bonos de renta fija cuyo objetivo es el de obtener una rentabilidad a medio-largo plazo.

¡OJO! Por este motivo, un plan de pensiones puede acabar generando pérdidas.

Si el momento en el que decides hacer el rescate es un periodo de recesión o de crisis financiera, podrías acabar incluso perdiendo dinero.

Aportaciones a planes de pensiones

A la hora de realizar aportaciones al plan de pensiones, puedes hacerlo de forma puntual o de forma periódica.

Quizá, la forma más sencilla sea la de ir apartando un poco de dinero cada mes, en forma de ahorro, para destinarlo al plan de pensiones.

Esto es algo que muy pocos hacen, aunque seguramente sea lo más inteligente.

No obstante, las entidades ofrecen una total flexibilidad. No te van a obligar a cumplir con una periodicidad a la hora de ingresar dinero en tu plan.

Cuanto más ingreses, más contentos estarán.

Así que, mucha gente opta por acumular cierta cantidad de dinero para realizar la aportación.

Hay que tener en cuenta algo muy importante y es que la aportación máxima anual en un plan de pensiones es de 8.000€.

Pero, ¿se puede tener dinero en un plan de pensiones privado sin pagar nada?

Comisiones de los planes de pensiones

Las entidades financieras privadas no trabajan sin ánimo de lucro. Así que la respuesta a la pregunta anterior es: NO.

De hecho, las comisiones suelen ser el principal escollo. Suelen conseguir que un plan de pensiones no acabe dando buenos rendimientos.

En España, el Consejo de Ministros aprobó la modificación del reglamento de Planes y Fondos de Pensiones en materia de liquidez y reducción de comisiones. De esta manera, se han fijado los siguientes máximos a las comisiones de depósito y de gestión:

  • Comisión de depósito: máximo 0,20%
  • Comisión de gestión en fondo de renta fija: máximo 0,85%
  • Comisión de gestión en fondo de renta variable: máximo 1,50%
  • Comisión de gestión en fondo de renta mixta: máximo 1,30%

A los bancos les interesa que tengas un plan de pensiones.

¿Ahora entiendes por qué?

¿Es rentable un plan de pensiones?

Ante esta pregunta, la única respuesta que se puede dar es: DEPENDE.

Se han hecho algunos estudios al respecto y, de acuerdo a la investigación “Rentabilidad de los fondos de pensiones en España. 2002-2017”, la rentabilidad media de los planes de pensiones obtuvo un promedio anual de un 3,03%.

Es más, en ese periodo fue más rentable invertir en deuda española ya que obtuvo una rentabilidad del 4,6% anual.

Esta rentabilidad a duras penas supera la inflación.

La inflación, a grandes rasgos, es el aumento de los precios de bienes y servicios. Lo que mucha gente entiende como: cuánto se encarece la vida y cómo se devalúa el dinero.

Sin embargo, ha habido unos pocos planes de pensiones que han obtenido rentabilidades decentes. Durante ese periodo (2002-2017), el primero ha sido el de Bestinver Ahorro. Ha llegado a dar unos rendimientos anualizados del 9,7%.

No está nada mal.

De hecho, si quieres echarte a llorar un rato, puedes ver las rentabilidades de los planes de pensiones desde la web del Ministerio de Economía y Empresa del Gobierno de España.

Cómo ves, el que ha obtenido el mejor resultado dista bastante de la media.

Te voy a plantear un ejemplo con todos los datos que te he explicado anteriormente.

Ejemplo de rentabilidad de un plan de pensiones

Vamos a suponer las condiciones de las comisiones descritas anteriormente. En este caso son más favorables, ya que años atrás las comisiones llegaron a ser de más del 2%.

En el año de apertura del plan de pensiones, en el más desfavorable de los casos, pagarías un 1,70% (1,50% por ser un fondo de renta variable + 0,20% de depósito).

El resto de los años, la comisión sería del 1,50%.

Según el anterior estudio, la rentabilidad media en el periodo 2002-2017 ha sido de un 3,03%.

Restándole las comisiones a la rentabilidad, el primer año se obtiene un 1,33% y los siguientes un 1,53%.

A continuación, te muestro una tabla con todos los valores de la inflación durante el periodo 2002-2017:

Inflacion 2018
Fuente
Como la inflación muestra el encarecimiento de la vida y la disminución del poder adquisitivo, 8.000€ del año 2002, en 2017 serían un poco más de 11.000€.

Esto refleja que en ese periodo de 15 años el coste de vida se encareció un 38%.

Sin embargo, invirtiendo en un plan de pensiones esos 8.000€ en el año 2002, con las comisiones anteriormente descritas y con un rendimiento anualizado del 3,03%, en 2017 habrías tenido 10.180€.

Alrededor de 800€ de diferencia, con lo cual no habrías superado la inflación.

O lo que es lo mismo, tu dinero se habría devaluado ligeramente respecto su valor equivalente en el 2017.

En el caso de haber soportado unas comisiones del 1,20%, en 2017 habrías tenido 10.672€. Prácticamente, 500€ de diferencia por solo un 0,3% de comisiones.

A primera vista puedes observar que, si no has contratado un buen plan de pensiones, en ese tramo de 15 años no habrías sacado rentabilidad a tus ahorros.

Las comisiones son otro factor clave en la rentabilidad de un plan de pensiones.

Además de las comisiones, también se debe tener en cuenta la permanencia.

¿Sabías que antes no podías rescatar el plan de pensiones hasta llegar a la edad de jubilación?

Sin embargo, las cosas han cambiado un poco…

¿Cuándo se puede rescatar un plan de pensiones?

Uno de los grandes inconvenientes que tienen los planes de pensiones es que no son un producto líquido. Si mañana lo quieres recuperar, la entidad financiera no dispone del dinero de tu plan de pensiones. Tienes que esperar algunos días.

Además, como se trata de una herramienta de ahorro para la jubilación, existen una serie de limitaciones y condiciones.

La manera habitual de rescatar el plan de pensiones es en el momento de jubilarte.

Pero existen una serie de casos como el de la jubilación anticipada o diferida.

También se puede rescatar por incapacidad laboral, por enfermedad grave o por fallecimiento.

Qué panorama…

Sin embargo, existe otra posibilidad. Y es la de rescatar anticipadamente el plan de pensiones.

Rescate anticipado del plan de pensiones

Recientemente han entrado en vigor una serie de excepciones que permiten rescatar el plan de pensiones de forma anticipada.

Una de estas excepciones es que, a causa de un despido por un expediente de regulación de empleo (ERE) y sin edad mínima, podrías rescatar el plan de pensiones. Independientemente de que además cobres la prestación por desempleo.

Pero, te aconsejo que te asesores bien ya que esta condición es relativamente nueva.

Otra opción es rescatar el plan de pensiones si te encuentras en situación de desempleo.

Para ello se tienen que cumplir 3 premisas:

  1. Estar en situación legal de desempleo
  2. Estar inscrito como demandante de empleo en el SEPE.
  3. Haber agotado la prestación por desempleo o no tener derecho a ella.

Una de las últimas excepciones ha sido la de poder liquidar el plan de pensiones por la antigüedad de las aportaciones.

Las aportaciones realizadas a partir del 31 de diciembre de 2015 podrán ser rescatadas a partir del 1 de enero de 2025. Siempre y cuando hayan pasado como mínimo 10 años desde tu primera aportación.

Es decir, si la primera aportación la has realizado en el año 2018, podrás pedir el rescate a partir de 2028.

Ahora que ya sabes cuándo lo puedes rescatar, te voy a explicar cómo lo puedes rescatar.

Cómo rescatar un plan de pensiones

Si cumples con alguno de los casos anteriores, podrás rescatar el plan de pensiones.

⚠️ ¡ATENCIÓN! El rescate del plan no tiene por qué hacerse únicamente de golpe.

De hecho, existen 4 opciones de cobro:

  • En forma de capital: Es la forma más habitual de rescate del plan. Retiras todo el dinero de una sola vez.
    ¡Es la forma menos ventajosa fiscalmente!
  • En forma de renta: De esta manera, puedes cobrarlo en forma de mensualidad. Puedes acordar los plazos (mensual, trimestral, etc.) y la cantidad que quieras retirar.
  • En forma mixta: Como una combinación de las dos anteriores
  • En disposiciones: Puedes optar por esta opción si quieres ir retirando cantidades sin periodicidad y de la cuantía que quieras.

Para entender bien cómo puede repercutir la elección de una opción u otra en tus bolsillos, te voy a destriparla fiscalidad de los planes.

Fiscalidad de los planes de pensiones

Los planes de pensiones cuentan con 2 tipos de fiscalidad distintos.

Por un lado, existen beneficios fiscales a la hora de hacer aportaciones al plan. Por otro lado existe la tributación del rescate, que es diferente.

Ventajas fiscales del plan de pensiones

Los planes de pensiones tienen beneficios fiscales. Y es que, de las aportaciones se puede desgravar dinero en la declaración de la renta.

¡Aleluya! Por fin una buena noticia…

La condición, es que se pueden desgravar hasta 8.000€ o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas. En cualquiera de los casos, siempre será el menor de los dos.

Como te he comentado, se pueden desgravar hasta un máximo de 8.000€ anuales.

¿Esto qué quiere decir?

Con un ejemplo sencillo se entiende mejor:

José tiene un salario anual de 30.000€. Se encuentra en el tramo de IRPF del 30% de retención, así que de IRPF pagaría 4.938€ anuales. Sin embargo, este año ha contratado su plan de pensiones y ha aportado 3.000€.

Gracias a las ventajas fiscales de los planes de pensiones, de sus 30.000€ anuales, va a pagar impuestos a razón de 27.000€. 30.000€ de su salario – 3.000€ de sus aportaciones.

En vez de pagar 4.938€ de IRPF este año, pagará 4.095€. Gracias a su plan de pensiones, José se va a ahorrar 843€ en su declaración de la renta.

Si cada año continúa haciendo las mismas aportaciones, podrá ahorrarse esa cantidad.

Las buenas noticias suelen durar poco.

Es hora de volver a la cruda realidad de los planes de pensiones.

¿Sabes que te está esperando un hachazo a la vuelta de la esquina?

Tributación del rescate del plan de pensiones

¡Felicidades! Has llegado el punto estrella de los planes de pensiones.

Y este, es uno de los secretos mejor guardados de políticos y banqueros.

¿Preparado?

Cuando rescatas el plan de pensiones, tanto el dinero de tus aportaciones como el de los posibles rendimientos que hayas conseguido, tributan como rendimientos del trabajo. O lo que es lo mismo, como si hubieses ganado ese dinero trabajando, con lo que tendrás que pagar impuestos … de nuevo.

Y digo “de nuevo” porque, a efectos prácticos, sobre ese dinero que ganaste trabajando, pagaste tus impuestos. Hiciste las aportaciones al plan de pensiones y, en el momento de rescatarlo, te toca volver a pagar de nuevo, tanto de los rendimientos como del dinero del que ya habías pagado su IRPF correspondiente.

Tributación de los Planes de Pensiones

O lo que es lo mismo, pagas 2 y te llevas 1… un engañabobos en toda regla.

A continuación, para que entiendas los tramos de la tributación, te muestro la tabla de retenciones del IRPF:

Tramos IRPF 2018

En el caso de que el mismo año que te jubiles hayas trabajado y decidas rescatar el plan de pensiones en forma de capital, tu base de cotización del IRPF puede subir considerablemente.

Si tienes contratado un plan de pensiones antes de 2006, debes saber que todas las aportaciones realizadas antes del 31/12/2006 tienen una reducción fiscal del 40%, de las cuales sólo tributarán el 60%.

Sea cual sea el tipo de rescate que hagas, siempre vas a tributar como renta del trabajo. A diferencia, por ejemplo, de un Fondo de Inversión (que a efectos prácticos es lo mismo que un Fondo de Pensiones), el cual tributa como renta del ahorro.

Y la diferencia es abismal. En un Fondo de Inversión únicamente tributas por las plusvalías (ganancias) que hayas obtenido del mismo.

Nunca pagando de nuevo sobre tus aportaciones.

Además, los tramos de la fiscalidad del ahorro son los siguientes:

Fiscalidad del Ahorro 2018

Ahora que ya sabes prácticamente todo de los planes de pensiones, te voy a dar unos ejemplos para que lo veas todavía más claro.

Ejemplo de un plan de pensión

Si has llegado hasta aquí, te felicito porque realmente hay mucha información para asimilar.

Como es bastante complejo, voy a exponer 3 casos diferentes, con las diferentes opciones anteriormente descritas.

Para no complicar los cálculos, vamos a suponer que la inflación media de los próximos 25 años es del 2%. Y en ese mismo tramo, los 3 siguientes Planes de Pensiones:

  • PP TimoBanco, rentabilidad media anualizada: 3%; comisión de gestión: 0,85%
  • PP BancoHospitalet, rentabilidad media anualizada: 5%; comisión de gestión: 1,30%
  • PP M10, rentabilidad media anualizada: 10%; comisión de gestión: 1,50%

Así que, aprovecho para presentarte a Carmen.

Carmen: gana 18.000 € brutos anuales

Carmen es una gran profesional, aunque no pudo estudiar ya que empezó a ganarse la vida desde muy joven. Por lo que sólo tuvo acceso a un trabajo poco cualificado.

Sin embargo, es consciente que con su sueldo y con la situación de las pensiones, tiene que hacer algo para que cuando se jubile no le quede una miseria.

Aunque no tiene estudios, Carmen es muy espabilada. Tras visitar TimoBanco y ver las condiciones de su plan, decidió ir a BancoHospitalet y vio que era mucho más rentable.

Carmen contrata el plan de pensiones y hace una aportación de 1.000€. Como Carmen va justa a fin de mes, cuando cobra sus pagas extra, ahorra 800€ al año y lo aporta a su plan. Pero lo hace únicamente los primeros 10 años.

En total, ha aportado 8.200€ a su plan de pensiones.

Beneficios fiscales

Carmen, al haber aportado 1.000€ el primer año y al estar dentro del 30% de los rendimientos netos de su salario neto, se ha ahorrado en la declaración de la renta 226€.

En los años siguientes ha ahorrado en su declaración de la renta 180€.

En total ha conseguido ahorrarse 1.846 € en impuestos gracias a las desgravaciones de su plan de pensiones.

Rentabilidad del plan a 25 años

Tras 25 años, el Plan de Pensiones de Carmen (BancoHospitalet), le ha generado una rentabilidad media anual, descontando comisiones, de un 3,70%.

Sus 9.000 € se han convertido en 17.431,36€, que no está nada mal.

En ese periodo, teniendo en cuenta las aportaciones de Carmen, el valor de sus 9.000 € de acuerdo a la inflación media anual del 2% equivaldrían a 12.353,42 €.

Así que, se puede afirmar que el Plan de Pensiones de Carmen ha superado a la inflación.

Y ella está muy contenta por ello.

Rescate del plan de pensiones

Carmen ha trabajado toda su vida y su sueldo pasó de 18.000€ a 28.000€ en esos 25 años.

Al acabar el año se jubila y decide rescatar el fondo en forma de capital.

Su base de cotización de ese año pasa a ser de 28.000 (su sueldo) + 17.431,36 = 45.431,36€

Su tramo de IRPF ha pasado del 30% (28.000€) al del 37% (45.000€).

Carmen, con su salario de 28.000€ tenía unas retenciones del IRPF de 4.380 €. Sin embargo, como lo ha rescatado el mismo año tendrá que pagar a hacienda 9.645 €.

De los 17.431,36 € que ha rescatado Carmen, ha tenido que pagar 5.265 € de tributación por el rescate. Lo que deja en una recuperación neta de 12.166 €.

El rescate en forma de capital ha supuesto para Carmen perder la rentabilidad. El dinero que ha recuperado está ligeramente por debajo de la inflación.

¿Y con los otros planes?

Si Carmen se hubiese quedado con el plan de TimoBanco, habría rescatado 9.093 € netos.

En el caso de haber contratado el Plan M10, habría rescatado 29.055 €.

Se nota la diferencia, ¿eh?

Esta es la importancia de la rentabilidad a largo plazo con unas comisiones que no la reduzcan demasiado.

Cómo cobrar el plan de pensiones sin morir en el intento

El consejo más importante que te puedo dar es que, en el caso en que todavía consideres rescatar el plan de pensiones en forma de capitalización, no lo hagas el mismo año que te jubiles.

¿Por qué? Porque seguramente tu salario percibido ese año sea mayor que la pensión de jubilación que recibas. De esta manera, si esperas al año siguiente, tus rendimientos por trabajo, aunque sean en forma de pensión, serán inferiores y tendrás más margen para no llegar a los tramos más altos del IRPF.

Por eso, rescatarlo en forma de rentas suele ser la forma más rentable de minimizar el impacto de impuestos por rendimientos de trabajo. Se consigue diluir el impacto fiscal a lo largo de los diferentes años de descapitalización del plan de pensiones. Además, cumple su función de forma más fiel, ya que el objetivo de tener un plan de pensiones es el de obtener rentas recurrentes complementarias a la pensión de jubilación.

Otra opción sería tomarte algunos años sabáticos antes de jubilarte y rescatarlo en forma de rentas.

¿Beneficio para las rentas altas?

Para todos aquellos trabajadores que cobran más de 60.000 € brutos anuales, contratar un producto financiero para complementar su jubilación, es más que aconsejable.

El motivo es que la pensión máxima actual está en los 2.615 € mensuales, que dista bastante del salario neto de un trabajador que cobre por encima de 60.000 € brutos anuales.

Uno de los cebos de los planes de pensiones es el de poder desgravar hasta 8.000 €. El ahorro fiscal en la declaración de la renta de cada año es de 3.600 €.

La trampa está servida. Como te comenté anteriormente, todo el grueso del capital invertido y las plusvalías tiene que volver a tributar como renta del trabajo.

El problema llega a la hora de rescatar el plan, ya que es importante utilizar la mejor estrategia posible para reducir el pago de impuestos.

Aunque las rentas que perciba por jubilación sean las máximas, 36.609 € brutos anuales, la tributación de la pensión es diferente. Sin embargo, complementarla con 12.000€ anuales de rescate del plan (1.000€ mensuales) implica acercarse al tipo marginal del IRPF más alto.

Superar esos 3.600 € del ahorro de la desgravación con la pensión máxima y el rescate en forma de rentas es sencillo.

Carmen, que pasó a ser Jefa de Departamento de una multinacional, te lo explica.

Carmen: pasa a cobrar 65.000€

El mismo caso de Carmen, teniendo un sueldo de 65.000€, decide aportar 8.000€ durante los primeros 10 años. Su salario neto mensual es de 3.800 € (12 pagas).

Se ha jubilado y cobra la pensión máxima: 2.615€ al mes en 14 pagas (36.609 € brutos anuales)

Aplicando el caso más realista, que es el del TimoBanco (3%), de los 80.000€ que invirtió, obtendría del plan 124.000€.

Como Carmen desea cobrar un sueldo parecido al que tenía cuando trabajaba, decide rescatar en forma de renta mensual 1.000€.

A la hora de tributar, aunque sea pensionista, para calcular el tramo del IRPF contarían los 36.609 € de su pensión + 12.000€ de rescate anual de su plan de pensiones.

De esta manera, la tributación de su pensión, que es más baja, iría por una parte pero los 12.000€ restantes tributarán en el tramo del 37% de retención.

O lo que es lo mismo, más de 4.000€ por esa parte del rescate.

Ya en el primer año de rescatarlo, los 3.600€ de ahorro gracias a las deducciones fiscales, han desaparecido.

Evita caer en el engañabobos

Supongo que ahora entenderás porqué desde el Gobierno y las entidades financieras incentivan a la gente a contratar Planes de Pensiones.

Para el Estado es una buena forma de recaudar impuestos. Hacen pagar a la gente 2 veces por su propio dinero. Y además, las entidades financieras, principalmente los bancos, se aseguran de cobrarte comisiones durante toda tu vida. Al menos durante 10 años con la nueva excepción.

Es muy poca la gente que ha recibido consejos por parte de su banquero de confianza sobre cómo rescatar un plan de la forma menos dolorosa para sus bolsillos. Por lo general ya somos bastante reacios a escuchar lo que nos cuentan.

Es un producto que verdaderamente pocos logran sacarle provecho. El modo de lograrlo es haciendo triquiñuelas para incrementar lo menos posible el tipo marginal del IRPF.

Existe una alternativa muy parecida a un Plan de Pensiones. Cuenta con beneficios fiscales por aportaciones, pero tributando como renta del ahorro. Esa opción es la de contratar un Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS).

Si quieres reducir comisiones e intermediarios, la mejor opción que conozco es utilizar fondos de inversión indexados o de gestión pasiva.


Se suele decir que “cuando el río suena, agua lleva” y con los planes de pensiones se cumple el dicho. Así que, si quieres seguir informado de otras opciones para la jubilación te aconsejo que te suscribas.

Puedes hacerlo justo aquí abajo.

También puedes dejarme un comentario. Estaré encantado de leerte y contestarte 😉

Finalmente, si te ha gustado el post, compártelo que no cuesta nada. Puede que así ayudes a alguien cercano a ti.

¿Van tus finanzas todo lo bien que te gustaría?

¿Sabes que puedes empezar a ahorrar dedicando tan solo 2 minutos al día?
El primer paso para poner en orden en tus finanzas es tenerlas bajo control. Si puedes cuantificarlas, puedes ajustarlas. Así que, he creado una Plantilla de Ahorro para ti y totalmente GRATIS.

Sobre el autor de este artículo

Soy un curioso empedernido al que le encanta aprender y compartir. Las finanzas son una de mis grandes pasiones. Después de pasar años aprendiendo e invirtiendo, decidí que era hora de dar el salto y ayudar a otra gente a aprender a mejorar su relación con el dinero. Puedes leer mi historia aquí.

Comparto contigo todo lo que sé de forma atrevida y sin pelos en la lengua. 
Fácil, sencillo y para toda la familia. 

8 comentarios en “Toda la verdad sobre los Planes de Pensiones: Guía Indispensable”

    • ¡Muy buenas Inversor Millennial!

      Aunque a mi me gusta ser un poco cañero, remarco la frase que has dicho y es que “no es blanco o negro”.

      Y es que, como comentas, los Planes de Pensiones tienen una mala fama (a veces justificada) pero siempre existen excepciones en las que es una herramienta muy útil. Siempre he creído que hasta de las cosas que parecen más desastrosas, se puede sacar algo de provecho.

      Sin embargo, la gran mayoría de gente, no quiere complicarse la vida y cuando entienden los entresijos de lo que están contratando se lo piensan 2 veces.

      Gran aporte con el video. No lo he visto así que me lo guardo porque viniendo de Rankia, será muy interesante.

      ¡Un abrazo y gracias por comentar!

  1. Ya me he podido leer el artículo tranquilamente 😀

    Te felicito por el megacurro genial explicado, se nota que hay dedicación y horas detrás.

    El caso es que yo ya tenía muy mala imagen de los planes de pensiones. No estaba muy justificada mi opinión porque nunca los había a investigado ni tenía mucha idea de ellos (gracias a tu artículo ya sí jeje)

    Pero la poca información que me llegaba por gente de mi alrededor me decía que eran una idea nefasta si pretendías obtener algún beneficio con ellos al jubilarte.

    Me has confirmado que mis sospechas eran ciertas :/

    Ahora cuando discuta de esto con algún amigo tengo argumentos para debatir jaja O mejor, les puedo enviar tu artículo 😉

    Gracias por toda la info de valor aportada! A la espera de que nos cuentes cómo invertir en fondos indexados 😀

    Un abrazo!!!

    • ¡María!

      Perdón por tardar en responder. 😳

      Estos días he estado bastante desconectado e improductivo.

      Por lo general, para la gente de a pie, un plan de pensiones convencional no es rentable y si no te asesora nadie, puedes acabar perdiendo bastante dinero por los impuestos. Sin embargo, no todo es tan malo. Existen algunas opciones bastante interesantes. Pero hay que tener en cuenta que para minimizar el impacto de los impuestos, hay que hacer una serie de triquiñuelas y malabarismos a la hora de rescatarlo.

      Como siempre, muchas gracias por tu comentario!

      Un abrazo y espero que hayas tenido una genial entrada de año.

  2. !Buenas Mario!

    Enhorabuena por el artículo y gracias por compartirlo. Info muy útil. Evidentemente no todo es blanco o negro pero en los casos de los PP hay demasiados grises muy oscuros.

    !!Feliz año!! !Y a seguir con el blog que se nota y se agradece el curro que te estás dando! 😀

    • ¡Alejandro! Feliz año a ti también.

      Estoy muy de acuerdo en la tonalidad de grises oscuros. En algunos casos muy concretos, ese gris clarea un poco, pero no es lo habitual.

      Disculpa el retraso en contestar 😳

      Un abrazo!

  3. ¡Otro fantástico post Mario!

    Me lo habré leído ya 2 o 3 veces desde que lo publicaste pero no te había dejado el comentario todavía.

    Estoy de acuerdo con inversor milenial, los ejemplos para entender el timo son fantásticos. Seguro que le aclara las dudas a a más de una persona.

    Yo ya tenía bastantes dudas de los planes de pensiones. De hecho, unos meses atrás mi abuela quiso rescatar uno y fuimos a informarnos a la Agencia Tributaria para ver la mejor opción…y resultó que no había mejor opción. Por desgracia la iban a clavar sí o sí. Ella se quejaba de que el banco jamás le dijo lo que la Agencia Tributaria le estaba diciendo… Después de leer tu post entiendo el por qué se lo callan los cabr***s.

    Gracias por abrirnos los ojos y ayudar a la gente a entender que hay mejores formas de invertir el dinero para la jubilación.

    ¡Sigue así mega crack!

    Un abrazote

    • ¡Hola Carlos!

      Es una pena lo de tu abuela y la entiendo completamente.

      El banco cumple su función de contratar su plan de pensiones y chupar de tu dinero en forma de comisiones. A ellos no les importa lo que hagas luego. A la hora de rescatar, ellos ya han finalizado su parte del contrato.

      Poco a poco, empiezan a haber bancos más éticos. Pero son una minoría.

      Es por este motivo por el que cada vez me gusta más investigar y entender ciertas cosas para intentar tener un poco más de criterio.

      Aunque, tengo que reconocer que un buen plan de pensiones indexado con un rescate bien planificado tampoco es una mala inversión…

      Pero es un caso muy concreto y particular.

      ¡Otro abrazo para ti!

Deja un comentario