fbpx

5 cambios tras 1 año de haber dejado mi trabajo

Hace exactamente 1 año fue mi último día de trabajo por cuenta ajena. Esto no quiere decir que el día de mañana no vaya a volver a trabajar por cuenta de otro.

Ya sabes… nunca digas: “de esa agua no beberé”.

Pero, a corto plazo, no entra en mis planes. Al menos, en el modo tradicional.

Si te estás planteando dejar tu trabajo para dedicarte a tus propios proyectos, en el artículo de hoy te quiero contar mis reflexiones y algunos de los muchos cambios que he vivido en estos 365 días.

Hacer este ejercicio de reflexión me ha ayudado a darme cuenta de la cantidad de grandes pasos que he dado. Muchas veces no soy consciente de todo lo que ha cambiado a mi alrededor y de toda mi evolución. Son otras personas las que hacen que me dé cuenta que he hecho mucho más de lo que yo creía.

Antes de empezar, quiero ponerte en situación para que sepas qué hacía anteriormente, qué me llevó a tomar una decisión tan atrevida y qué cambios han sucedido a lo largo de este año.

Mi breve historia personal

Para no convertir este post en una biblia sobre mi vida, te contaré los puntos más importantes.

Me titulé como Ingeniero Electrónico Industrial especializado en Electrónica Industrial en enero de 2009 (en realidad había acabado la carrera ya meses atrás). Salí en plena crisis financiera de 2008 y, como era de esperar, no tuve ninguna posibilidad de trabajar. Ni tan siquiera como becario.

En 2010 me fui a vivir a Irlanda durante prácticamente 1 año. Mi primera estancia fue con una Beca Leonardo en Cork y la segunda fue por mi cuenta en Dublín. Allí aprendí italiano y mejoré mi inglés.

Mejorar y aprender idiomas me abrió las puertas a mi primer trabajo, de vuelta a Barcelona. Corría 2011 y tuve mucha suerte. Sin embargo, este primer empleo fue una decepción. Ahí empecé a entender lo que más tarde aprendí: el sector industrial y de I+D en este país apesta, a la vez que escasea.

Tras 1 año de trabajo en una empresa del sector automoción, en 2012 me vi de patitas en la calle por la llegada de la crisis del sector. Durante un año estuve intentando encontrar trabajo, teniendo únicamente 5 entrevistas… CINCO.

Después de rechazar algunos puestos como esclavo, una oferta me abrió las puertas a lo grande: Yamaha Motor Europe en Milán, Italia. 1 año trabajando allí y otra crisis me dejó fuera en una de las mejores experiencias profesionales de mi vida.

Durante ese tiempo, aproveché para leer más. Uno de los libros que cayó en mis manos fue La semana laboral de 4 horas, de Tim Ferriss. Un libro que despertó mis curiosidades.

Encontré otro trabajo en Rancilio Group. Empresa del sector de las máquinas de café profesionales que resultó ser mi trabajo más longevo. 2 años con total libertad de hacer y deshacer, aprendiendo mientras trabajaba y con unos jefes que me valoraron en todo momento.

Pero, por motivos personales, me agoté de mi vida en Italia y quise volver una temporada a España.

Dando tumbos y sin saber qué hacer con mi vida

Tras haber vivido prácticamente 5 años fuera, entre Irlanda e Italia, dejé un buen puesto de trabajo, a pesar de no estar bien remunerado, para volver a mi ciudad.

Lo hacía de manos de una supuesta “gran empresa” del sector automoción. Volví con toda la ilusión y con la esperanza de poder seguir aprendiendo y creciendo.

Ingenuo de mí…

A partir del tercer mes, sentí que estaba perdiendo mi tiempo haciendo unas tareas que no eran para las que me habían contratado. A pesar de todo, nunca dejé de hacer bien mi trabajo porque eso fue algo que aprendí en mis anteriores experiencias. Si quieres mejorar, tienes que trabajar y demostrar lo que vales.

A los 10 meses ya me había ido de aquella empresa con la esperanza de encontrar un trabajo decente y estable.

Jaja…

Pero nada más lejos de la realidad. Caí en una empresa a escasos 6 kilómetros de mi casa, en una de las peores experiencias de mi vida, si no la peor.

El resumen fue: proyecto nivel “vendehúmos”, ambiente de trabajo “lameculos premium”, trabajo nivel “hasta un mono podría hacerlo”.

En ese momento me planteé diferentes opciones:

  • Aguantar y tragar con lo que viniese. Opción que se me hacía insoportable. En ese periodo me volvieron unos dolores lumbares que se acabaron convirtiendo en una hernia discal y discopatía degenerativa. La tensión del ambiente de trabajo estaba afectando directamente a mis dolores, cada vez más fuertes.
  • Volver a irme al extranjero. No tenía ganas de volver a irme, necesitaba estabilidad geográfica y emocional.
  • Buscar alguna alternativa. Sin embargo, ¿por dónde iba a empezar?

Y ahí apareció un ángel…

Uno llamado Ángel Alegre, de Vivir al Máximo. Para quien no lo conozca, Ángel trabajó en Microsoft durante años hasta que decidió que lo que quería hacer era recorrer el mundo con una mochila.

Lo llevaba siguiendo desde 2014 y, a pesar de que veía que existían otras alternativas al trabajo tradicional, algo de mí hizo que lo medio ignorase durante todos estos años.

Sin embargo, algo captó mi atención en uno de sus e-mails…

Encontrando mi rumbo

No sabía qué hacer con mi vida.

Literal. Estaba harto de dar tumbos, saltando de trabajo en trabajo. No tenía ganas de volver a vivir fuera a corto plazo y me apetecía estar en mi tierra una temporada.

Llevaba años leyendo su blog, viendo cómo él había avanzado fuera de la cadena de montaje del trabajo tradicional.

Así que, a pesar de haber ignorado durante meses sus e-mails, Ángel presentaba la segunda edición de Encuentra tu Camino. En resumidas cuentas, fue el culpable de que hoy esté donde estoy.

El 18 de Julio de 2018 decidí despedir a mi jefa, teniendo un Plan B entre manos y el 10 de septiembre de 2018 fue el último día que puse un pie en aquel departamento.

Solo de pensarlo, me entra repelús.

A continuación, te voy a explicar cuáles han sido las 5 cosas que han cambiado en mi vida y que han sido clave para estar en el camino en el que estoy ahora.

1. El ahorro como trampolín para dar el salto

Durante el curso de Encuentra tu Camino, realicé muchos cambios y análisis introspectivos. En ese proceso descubrí que, de manera casi innata, tenía un gran interés por saber cómo funcionaban las cosas. Por eso me decanté por ingeniería electrónica. Sin embargo, uno de mis otros intereses era el de entender el funcionamiento del dinero.

Mi padre me ha enseñado a ahorrar desde que tengo uso de razón. Bueno, en realidad me había enseñado a acumular dinero. Posteriormente, empecé a entender todas las opciones que me daba contar con cierto capital en la recámara.

Calculando mi libertad financiera

Nunca me había parado a pensar en el dinero que tenía en las cuentas del banco como libertad financiera. Pero, en un momento del curso tenía que calcular cuantos meses podría sobrevivir con todos los activos que tenía.

Me llevé una sorpresa monumental al ver que podía sobrevivir de mis ahorros alrededor de 2 años, incluso 4 años si me ponía en Modo Eco.

Mi colchón de seguridad era mucho mayor de lo que esperaba, así que la primera de las barreras mentales la superé.

emprender sin ahorros

Dar un salto como este sin contar con un colchón económico es una irresponsabilidad.

Dentro de mis gastos, cuento la inversión

A pesar de que invertir no es un tipo de gasto, en mis cuentas siempre calculo los 200€ mensuales que destino a mis fondos de inversión.

Estos fondos van destinados a planificar mi futuro, y muy mal tienen que ir las cosas para que deje de hacer mis aportaciones periódicas.

Además, en este año he aumentado mis posiciones de inversión, utilizando la parte de los ahorros que no preveo necesitar en medio plazo para invertir en bolsa, crowdlending, criptomonedas, fondos indexados y la más importante de todas las inversiones: formación.

Poder dormir a pierna suelta

Emprender no es nada fácil, y el que te diga lo contrario, miente. De hecho, la mayoría de emprendedores tarda entre 6 meses y 2 años en empezar a ver ingresos.

Puede que algunos menos y otros más. No es una regla y siempre hay excepciones.

Siendo sincero, empecé mi proyecto sabiendo que podía ganar algo de dinero con él, pero sin que fuese el objetivo principal por el que emprendía.

En este año he empezado a ver ingresos en los últimos meses. Estos han llegado de la forma menos esperada. Te lo cuento un poco más abajo.

Como decía, los primeros meses son largas jornadas de trabajo sin ningún tipo de remuneración. Por eso, el ahorro es sumamente importante para poder permitirte pasar meses sin ingresos.

Esta situación puede ser demoledora ya que, si no cuentas con un colchón de seguridad que te permita tener tiempo, vas a pasarlo verdaderamente mal.

En el caso en que tus finanzas no vayan todo lo bien que quisieras, te recomiendo que te descargues mi guía de ahorro.

La puedes encontrar a continuación:

Toma las riendas de tus finanzas ahora

Si te estás planteando dejar tu trabajo para enfrascarte en tu proyecto, piénsatelo 2 veces. Yo lo pude hacer de este modo porque varias circunstancias jugaron a mi favor.

Siempre recomiendo que, si te puedes permitir compaginar tu trabajo con tu proyecto durante unos cuantos meses, lo hagas. En el momento en que veas que empieza a despegar, ya podrás tomar las decisiones que creas oportunas.

2. Tu círculo de amistades cambiará

Superada la parte financiera, otra cosa que me ocurrió paulatinamente es que ciertas amistades fueron apareciendo y desapareciendo.

A lo largo de este año he tenido una revolución en cuanto a mis relaciones personales.

Podría decir que he visto un poco de todo.

Alerta con los boicots y los miedos de tu entorno

Es muy posible que, en el momento en el que salgas del círculo de trabajo por cuenta ajena socialmente aceptado, muchas personas que estén en tu entorno no entiendan lo que pretendes hacer.

En ese momento, muchas de esas personas proyectarán tus miedos sobre ti.

Puede que te tachen de loco, de irresponsable y demás.

En parte lo entiendo. A todos nos han cosido por el mismo patrón desde la fábrica de la educación tradicional. Nos han enseñado a ser ovejas y a seguir el rebaño.

En cuanto trates de salirte del rebaño, alguna de esas ovejas se convertirá en perro pastor y tratará de que vuelvas al camino.

A mí han tratado de boicotearme varias personas cercanas, ahora desaparecidas.

Ten cuidado con aquellas personas que traten de evitar que empieces a volar. A algunos les puede comer la envidia de que estés haciendo algo por ti mismo y soltarán comentarios fuera de lugar tratando de hundirte.

Tener envidia y comparar con los demás

Triste pero cierto.

Viéndolo con perspectiva, me he dado cuenta de lo siguiente:

Mucha gente quiere que te vayan bien las cosas, pero nunca mejor que a ellos.

Estas personas estarán esperando a que falles para decirte: te lo dije.

Mi consejo: ignora a todas aquellas personas que te den consejos gratuitos y que no hayan intentado dar el paso que tú estás dando.

Las opiniones de barra de bar, en el bar.

El resto es ruido innecesario. Ignóralo y a correr.

Si no aportas, aparta.

No obstante, no todo van a ser malas experiencias.

Aparecerán apoyos inesperados

Por suerte, conectarás con gente de tu entorno que estarán al 100% contigo.

Habrá gente que, a pesar de que no entienda exactamente lo que quieres hacer, tratarán de darte su apoyo y su energía. Lo harán desde la envidia positiva de que tu estás haciendo algo que tal vez ellos quieran hacer (o no, ya que emprender no es para todos) y además de amigos, pasarán a ser fans de tu propósito.

En serio, me he llevado sorpresas con gente de mi entorno que creí que jamás me entenderían.

Del curso además me llevo un buen puñado de amigos: Elena, Carlos, Laura, Olga, Isa, Loren, Claudia, Montse, Marc, Alberto… y algunos que me dejo en el tintero.

En este proceso también habrá otros conocidos que te seguirán desde las sombras y les guste lo que haces. No te extrañe que algún día se ponga en contacto contigo alguien con quien hace años que no hablas.

Estos mensajes inesperados son los mejores. Incluso algunos de ellos me han llegado a pedir consejo y ayuda con sus finanzas.

Uno de estos grandes apoyos ha sido Laura, al frente de LauraTG.com, que además de un apoyo incondicional, me ha ayudado a trazar una hoja de ruta para que no me pierda por el camino.

Porque si lo haces todo solo, es posible que saques al jefe tirano que llevas dentro.

3. Serás tu peor jefe

Una de las cosas que me empezó a generar ansiedad, en un trabajo normal, si faltas un mes al trabajo, alguien acabará haciendo tus tareas.

Empieza a emprender y te darás cuenta de que, si un día no haces nada, es un día que no avanzas. Imagínate un mes.

Me considero ambicioso y perfeccionista, cosa que a veces ha jugado a mi favor y en mi contra.

Sé que en muchas ocasiones me he metido mucha presión sobre las espaldas (nunca mejor dicho). A veces he tenido que levantar el pedal del acelerador por querer hacer más de lo que podía abarcar.

Desarrollar tu propio proyecto puede llegar a sacar a tu peor jefe. Aquel que no te permita ni darte un respiro.

Además, llevo contabilizando todas mis horas desde enero y he llegado a trabajar más de 60 horas durante varias semanas seguidas.

De lunes a domingo, sin descanso.

Eso es demoledor.

Mucho de ese trabajo no lo habrás percibido. Existen cientos de tareas que deben ser hechas y que tienen una mínima repercusión perceptible por el lector.

Con el tiempo he empezado a controlar a ese Gobernador Autoritario que llevo dentro.

Una de las barreras mentales que he tenido que superar es la de que estamos demasiado programados con que hay que trabajar 8 horas al día.

Pero, ¿te has parado a pensar cuántas de esas horas que estás en el trabajo son realmente productivas?

Entre descansos, desplazamientos, tareas monótonas y aburridas que debes hacer por falta de automatizaciones… me di cuenta de que tenía un montón de horas vacías en mi semana de 40 horas.

Ahora, hay semanas que trabajo menos de 40, pero las que trabajo son a pleno rendimiento.

Y ese trabajo, acaba mostrando resultados…

4. Cuando empiezas a hacer cosas, acaban sucediendo cosas

Gracias a haber tomado esta decisión se me han presentado diferentes oportunidades por el camino.

La que más ha significado para mí hasta el momento fue la de ser tutor de la tercera edición de Encuentra tu camino. Ángel contó conmigo para formar parte de su equipo y no dudé un segundo en aceptar.

Llevé a un grupo de 12 alumnos de los cuales he aprendido mucho e incluso he hecho nuevas amistades: Carlos, Marek, Esteban, Verónica, Sónia, Marta… y otros muchos alumnos del curso con los que también entablé amistad.

Uno de estos alumnos, Daniel de Existencia Poderosa, me introdujo a un amigo suyo, el cual me presentó a dos chicos italianos que buscaban alguien que les ayudase a entender los fondos indexados.

Este cúmulo de casualidades ha resultado en el inicio de un servicio de consultoría y acompañamiento en inversión en fondos indexados.

Mis primeros ingresos serios, luchando ante el síndrome del impostor.

Otra de las cosas que he hecho en este tiempo ha sido superar una serie de miedos que tenía bastante arraigados: exponerme en público.

A pesar de ser algo que siempre he querido mejorar, nunca he hecho nada por intentarlo. Desde hace unos meses estoy muy activo en Instagram (@mario10porciento) donde he empezado a grabar stories, contando reflexiones e incluso grabando algún vídeo.

Por mucho que escribas en un blog, en la actualidad llegarás a más gente con el vídeo. Es por eso que no quiero dejar escapar esa oportunidad y me he lanzado a mostrarme.

Además, en los próximos meses se avecinan varios proyectos interesantes relacionados con el ahorro y la inversión. Si quieres estar informado te recomiendo que te suscribas 😉

5. Tu vida será una montaña rusa de emociones

Uno de los puntos más difíciles de emprender ha sido sufrir la montaña rusa de emociones.

Generalmente, al empezar sientes que estás haciendo algo nuevo y que sales de tu zona de confort. Los chutes de dopamina son tremendos. Todo se calma cuando te das cuenta de toda la montaña de tareas que tienes que afrontar y de la cantidad de tiempo que te va a llevar hacerlas todas.

Saber gestionar el miedo y la euforia son la clave.

Hay momentos en los que parece que subes un escalón y, en el momento menos esperado, tropiezas y bajas cuatro.

Los días en los que alguien te comenta, te contacta, te propone algún proyecto o colaboración, te llenas de energía y quieres comerte el mundo.

Luego llegan semanas en las que apenas hay movimiento, en las que las visitas caen, no ves resultados inminentes y tú sigues ahí, pico y pala, tratando de seguir avanzando.

emociones al emprender

He llegado a pasar días planteándome qué estaba haciendo con mi vida. Cuando te asaltan esas dudas lo mejor es hablar con alguien que vaya algunos pasos por delante.

Emprender, sobre todo cuando lo haces en solitario, puede ser tremendamente duro y además dar bastante miedo, pero…

Si tienes miedo, hazlo con miedo

Otra de las cosas que debes tener en cuenta es que tu vida social puede verse reducida drásticamente.

Desde que no voy a una oficina en la que interactuaba con otras personas, echo en falta socializar algo a diario.

Aprovecho los momentos en el gimnasio para hablar un poco con la gente. Cosa que antes no hacía.

Vamos, que esto no es un camino de rosas.

Lo importante es ser consciente que el camino es largo y pueden venir muchas curvas. Si quieres dar este paso, prepárate porque no se salva nadie de estas emociones.

Conclusión

Emprender no es una tarea sencilla en la que tendrás que hacer muchas cosas que hasta ahora no habías hecho.

Como resumen, quiero comentar los puntos que considero más importantes:

  • Antes de dar el paso, asegúrate de poder contar con un buen colchón financiero que pueda soportar pasar meses sin ingresos.
  • No permitas boicot de personas de tu entorno. Es posible que algunas de esas personas desaparezcan, pero aparecerán otras nuevas.
  • Puede que te conviertas en el peor de tus jefes. No te fustigues en exceso y si hay días que tu cuerpo y mente no dan para más, no fuerces. Obviamente, vas a tener que trabajar mucho y muy duro, pero gestiona tus límites.
  • A medida que vayas avanzando, estoy convencido de que van a suceder cosas. Habrá gente que se interese en tu proyecto y quiera colaborar en la causa.
  • Las emociones van a jugar un papel importante a lo largo de todo el camino. Yo solo llevo 1 año, pero gente más experimentada me ha comentado que es algo con lo que tendré que lidiar constantemente.

Espero que, si estás pensando en emprender, mi experiencia a lo largo de estos 365 días te pueda servir de ayuda.

Un abrazo y mucha suerte en tus proyectos.

LM-PopBoxes

¿Te gustaría ahorrar más?

Descarga la guía para descubrir ejemplos de gastos reales para ayudarte a ahorrar dinero.

Sobre el autor de este artículo

Mario Díez
Mario Díez
Soy un curioso empedernido al que le encanta aprender y compartir. Ahorrador desde pequeño e inversor autodidacta. Te ayudo a mejorar tus finanzas personales compartiendo contigo todo lo que sé de forma atrevida y sin pelos en la lengua. Fácil, sencillo y para toda la familia. Puedes leer más sobre mi aquí.
Mario Díez
Mario Díez
Soy un curioso empedernido al que le encanta aprender y compartir. Ahorrador desde pequeño e inversor autodidacta. Te ayudo a mejorar tus finanzas personales compartiendo contigo todo lo que sé de forma atrevida y sin pelos en la lengua. Fácil, sencillo y para toda la familia. Puedes leer más sobre mi aquí.

14 comentarios en “5 cambios tras 1 año de haber dejado mi trabajo”

  1. Me ha encantado el post y leer tu historia, aunque conocía algunas partes. La parte de emprender la explicas de forma muy honesta y clarita :). Creo que es muy útil para toda la gente que está en este camino de emprender.

    Tienes todo lo necesario para que te vaya más que bien en este proyecto y en cualquier otro que desarrolles y me alegro mucho de que ya estés recogiendo lo que has sembrado en el último año. ¡Esto es solo el principio!

    ¡Abrazos!

    MD

    • ¡Me alegro un montón de leer tus palabras!

      He intentado ser todo lo transparente posible a pesar de que, si me hubiese desatado por completo, el artículo hubiese sido una biblia jajajaja.

      Esperemos seguir dando muchos más pasitos en el camino. Rodearse de gente como tú siempre ayuda 😉

      ¡Un abrazo enorme!

  2. Me ha encantado el artículo, Mario.
    Me permito el lujo de incluirme en esas nuevas amistades que han aparecido recientemente en tu vida y sabes que tienes todo mi apoyo a seguir adelante con tu proyecto emprendedor. ¡Bajo mi punto de vista es admirable!

    • Sé que sueles ser bastante crítico y tiquismiquis en tus comentarios, soy consciente de que lo haces siempre para que mejore y corrija esas pequeñas imperfecciones que siemrpe aparecen por el camino.

      Tu «me ha encantado», me ha encantado, crack!

      Formas parte de esas nuevas personas de mi entorno que sé que me apoyan y a los que yo también apoyo porque tú también lo vales.

      ¡Un abrazo enorme y nos vemos este finde!

  3. Hola Mario,

    Enhorabuena por la oportunidad de ser tutor.

    A veces creemos que para invertir se necesita grandes montos y tú con 200€ mensuales eres un ejemplo de que sin prisas pero sin pausas todo es posible.

    ¿En qué inviertes?

    ¡Éxitos!

    Tatiana

    • ¡Hola Tatiana!

      Qué alegría leerte 😀

      A veces infravaloramos las pequeñas cantidades en el corto plazo, e ignoramos el impacto en el largo plazo. Llevo desde 2017 haciendo aportaciones en fondos indexados y estoy muy contento con los resultados.

      Voy a retomar el hábito de publicar artículos e iré hablando sobre este tema 🙂

      ¡Un abrazo!

    • ¡Marta!

      He tratado de ser lo más transparente posible jajaja. Aunque me he quedado con muchas ganas de contar algunas cosas más, creo que ya era suficiente 🙂

      Muchas gracias por tu apoyo y por tus palabras 😀

      ¡Un abrazo!

  4. Enhorabuena por tu trayectoria y decisión Mario!
    Soy unos años mayor que tu, pero me identifico plenamente con lo que cuentas.
    Tambien trabajé un montón de años por cuenta ajena. En mi caso desperdiciando mi talento en un banco…
    Hasta que ví la luz,… o el momento de salir de la rueda…

    Hoy no me arrepiento para nada de aquella decisión e incluso me rio de muchas de esas inquietudes y temores que me asaltaban.

    • ¡Rafael!

      Primero de todo, muchísimas gracias por tus palabras y por tu aportación 🙂

      Si te lees alguno de mis artículos que hablo sobre los bancos, ¡no te sientas ofendido! A veces soy un poco duro con ellos y con sus trabajadores, a pesar de que estos no tienen la culpa en muchas ocasiones.

      Si no es mucho preguntar… En la actualidad, ¿a qué te dedicas?

      Contéstame por e-mail si lo prefieres 😉

      ¡Gracias de nuevo!

  5. iHola Mario!

    Me ha encantado tu artículo y en muchas de las cosas que compartes me he sentido identificada contigo, sobre todo, en la cuestión de las amistades y la vida social, es verdad que algunas amistades se van, de otras te alejas y lo mejor de todo es que llegan nuevas.

    Para mi ha sido un verdadero placer conocer a personas como tú y muchas más que me he encontrado en este nuevo camino 🙂

    Sé que tendrás mucho éxito en todo lo que viene para tu vida y tu proyecto, tu ánimo, dedicación y compromiso sin duda no fallaran.

    iUn abrazo!

  6. ¡Mario! Me ha encantado poder ver tu historia plasmada en un artículo, toda una historia en la que se incluye de todo, como la vida misma.

    Sigue dándole caña como hasta ahora, seguro que va ir la cosa viento en popa. Estamos en contacto 🚀🚀🚀

    Un abrazo enorme,
    Esteban

  7. Buenas Mario,

    Me alegra leer este articulo y ver como te lo estás currando para sacar este proyecto adelante.

    El concepto serás tu peor jefe me parece interesante, es cierto que muchas veces nos exigimos mucho más a nosotros mismos que cualquier otra persona y tenemos que ser consiente de esto para no perdernos a la hora de trabajar.

    Me has hecho ponerle conciencia a este aspecto, gracias.

    Por otro lado completamente de acuerdo contigo en la importancia del ahorro y en tener un buen colchón antes de lanzarse a la piscina, no se toman las mismas decisiones con ese colchón de seguridad que sin él. En mi caso lo voy construyendo mientras trabajo por cuenta ajena, es algo más lento pero es la opción que elegí para no saltar a la piscina vacía que muestras en este articulo xD.

    Mucho ánimo con el proyecto!

    Un abrazo!
    Alberto JD

Deja un comentario

Descarga ahora la guía. ¡Es gratis!

Escribe tu e-mail para que pueda enviarte la guía gratuita y empieza a ahorrar controlando tus gastos.

  • 100% libre de Spam, te lo prometo.

Antes de que te vayas ¿quieres un regalo?

Descarga la guía y descubre cómo ahorrar más de 1.000 € al año sin dejar de divertirte.

  • 100% libre de Spam, te lo prometo.