fbpx

Ego vs Dinero: Una pelea que te puede salir muy cara

Vives en una sociedad actual en el que se le da mucha importancia a la apariencia.

Solo tienes que abrir cualquier red social y ver lo maravillosas y fabulosas que son las vidas de muchas chicas y chicos cuyas fotos reflejan la vida ideal que tienen.

Ego, ego y más ego.

Obviamente, en la mayor parte de los casos es pura fachada.

No obstante, muchos de los consumidores de este tipo de contenido dan por hecho que eso es la realidad y, en consecuencia, se sienten forzados a aparentar públicamente para recibir la aprobación social.

¿Cuál es el mayor reclamo visual para aparentar?

Objetos de valor, coches, lugares lujosos o directamente billetes.

Ford Mustang de alquiler, billetes impresos, camiseta “Gucci”. Test de aparentar superado.

Querer tener y vivir lo mismo que una estrella de Hollywood puede salirte muy caro. Así que hoy te voy a hablar del peligro de tratar de alimentar el ego.

El problema de tratar de aparentar

Desde hace un tiempo suena bastante la palabra ABUNDANCIA.

Mantener una vida equilibrada, sentirte agradecido, feliz con lo que tienes y eres, es tener una mentalidad abundante.

Además, confías que hay de todo y para todos.

El problema aparece cuando tu ego oye esta palabra y la transforma.

Para muchas personas, la abundancia es tener todo aquello que desean porque se lo merecen, cueste lo que cueste y sin pensar de dónde va a salir ese dinero que necesitan para comprarlo.

Y es el ego el que, con su vocecita, te va a decir que TENGAS cosas y que APARENTES abundancia.

Si te interesa saber más sobre la abundancia, te recomiendo que leas el libro Vivir con abundancia de Sergio Fernández.

Pero, querer parecerte a Floyd Mayweather una noche de sábado soltando billetes a la camarera para pagar rondas de cubatas no va a hacer que a tus amigos les importes más.

Aquí el amigo Mayweather cargando unos billetitos
Aquí el amigo Mayweather cargando unos billetitos

A pesar de que tu ego se haya inflado, el efecto sobre tus amigos será el contrario.

Posiblemente, en ese instante les alegre la idea de que les financies las copas. Pero se van a olvidar rápidamente de tu acto de generosidad y, a sus ojos, vas a seguir siendo el mismo “pringado” de siempre.

Lo mismo ocurre cuando te compras mejor coche que tu vecino, el último IPhone y llevar la misma ropa de marca que tus ídolos y que no te puedes permitir.

Acabarás igual que al principio, pero sin dinero.

¿Te has fijado que no derrochan de la misma manera dependiendo de lo que compren?

Generoso en el ocio, tacaño en lo indispensable

Seguro que en algún momento has visto el ejemplo que te conté un poco más arriba.

Invitar a los amigos por unas copas es pagar 3 veces (o más) más por algo que vale menos.

Lo que también puede que hayas visto es a esa persona tratando de regatear a un vendedor ambulante para comprarle refrescos al mínimo precio posible.

En ese caso, intenta pagar menos por algo que es barato y vale más.

¿Te imaginas tratando de regatear en un lugar de copas y pagando 5€ sin rechistar por una lata de refresco en la calle?

¿Te imaginas un perfil de Instagram de chicos y chicas posando en vertederos o barrios marginales alardeando de ello?

El ego te hace alardear cuando el gasto es costoso y ser más tacaño en las cosas más simples.

Esto mismo sucede casi cada día.

  • Gente que se compra coches de gama media alta, con un seguro a terceros y con el depósito prácticamente vacío.
  • Gente que se compra smartphones de gama alta y luego llegan a fin de mes contando los céntimos para hacer la compra y llevarse algo a la boca.
  • Gente que se compra bolsos de 600€ que quedan muy bonitos en las fotos, pero luego solo pueden salir a cenar al McDonald’s y de fiesta sólo si la entrada de la discoteca es gratis.
  • Gente que…

Y así me podría pasar todo el día.

Gastar por encima de tus posibilidades, será otra victoria para tu ego. Vas a vivir para tener dinero.

Hay una gran diferencia entre ser rico y (aparentar) tener dinero.

Tener cosas caras no te va a hacer parecer mejor

El ego puede ser muy traicionero y cambiar tus pensamientos para comprar cosas caras por el mero hecho de aparentar.

Este tipo de personas no suelen tener ningún tipo de gestión de sus finanzas, ya que el ego modifica sus pensamientos.

El ego hará que pienses que el dinero es limitado y que nunca tendrás suficiente dinero para comprar lo que deseas. Te hará pasar por situaciones de ansiedad, falta de autocontrol y no dudarás en endeudarte.

En pocas palabras: tu ego te hará tener una gran mentalidad de escasez.

La gente dominada por su ego trata de imitar a los ricos en cuanto a consumo y estilo de vida, pero no en su gestión financiera.

Toma las riendas de tus finanzas ahora

Cuando dispone de algo de dinero, no duda en gastarse 200€ en llevar la mejor ropa para aparentar abundancia.

El dinero se acabará tras endeudarse en pasivos que no le van a aportar nada. Entonces tendrá que seguir trabajando para poder permitirse más lujos.

¿Has escuchado alguna vez eso de que “El dinero llama al dinero”?

Eso es lo que sabe una persona abundante.

Con esos 200€, decide que 80€ son suficientes para vestirse y utiliza los 120€ restantes para generar riqueza y acumular experiencias.

En otras palabras, pone a trabajar su propio dinero.

¿Ves la diferencia?

La persona con mentalidad de escasez trata de seguir las modas comprando todo aquello que le permita aparentar e hinchar su ego.

La persona abundante trata de seguir sus sueños, utilizando el dinero para acercarse a ellos.

Bill y Warren pasaban por este artículo a saludar

Ahora piensa un momento en alguna vez en que te hayas comprado un capricho que no necesitases y con un precio elevado.

¿Te has dado cuenta cómo y cuánto te ha durado la felicidad tras comprarlo?

La efímera felicidad de los caprichos

Estás en un restaurante, te acabas de atiborrar a comer: entrantes, primer plato, segundo plato.

El botón del pantalón está a punto de estallar, pero:

– ¿Quieren algo de postre?

– Uff, bueno. ¿Podrías traernos la carta?

– Sí, aquí tienen.

(Coulant de chocolate, Crêpe relleno de dulce de leche, Tiramisù casero, Tarta de queso…)

El desenlace suele ser dejarte ganar por el antojo y pedir un postre, aunque sea para compartir.

Siempre que puedo, elijo un buen Tiramisù casero

Tras haberte atiborrado, lo más probable es que a la segunda cucharada ya hayas satisfecho tus ganas de comer el postre.

Ahora te pido que pienses en tu última compra costosa por puro capricho.

Piensa en:

  • Smartphone, Tablet o portátil de gama alta
  • Televisión o cámara de fotos
  • Coche o moto
  • Bolso o complemento de lujo
  • Ropa de marca

En los días previos a realizar la compra es cuando sientes la máxima felicidad. Una vez lo tienes en tus manos tu felicidad regresa paulatinamente a su nivel anterior.

Esto es, en gran parte, por culpa de la sociedad ultra-consumista en la que vivimos.

Verás anuncios en todas partes que te van a incitar a tener el último IPhone, a comprarte un BMW, a mirar la hora de tu Rolex, a vestir de Armani y guardar tus cosas en un bolso Louis Vuitton.

Sin embargo, existe un tipo de capricho que te aportará mucho más que cualquier objeto.

Estoy hablando de los viajes.

Viajar te aportará experiencias que recordarás, acumularás y podrás compartir.

Si tu ego no te obliga a viajar para mantener el nivel de postureo, viajar será una de esas compras que te enriquecerá.

No permitas que tu ego te haga comprar impulsivamente. A nadie le importa lo que aparentas.

La regla del 18/40/60

Como has podido ver hasta ahora, el ego es esa vocecita que llevas dentro que intentará que compres cosas para encontrar aprobación y admiración de otras personas.

¿Pero sabes qué?

La gente está demasiado ocupada en sus cosas como para preocuparse por lo que piensan de ti.

“Vale, y esta regla, ¿qué tiene que ver?”

Pues muy sencillo.

Jack Canfield, un escritor estadounidense (entre otras muchas cosas), explica con un ejemplo de 3 edades cual es la actitud correcta que debes tener si eres una de esas personas que se preocupa más de lo que piensan los demás de ti.

Cuando tienes 18 años, te preocupa lo que todo el mundo está pensando de ti.

Cuando tienes 40, te empieza a dar igual lo que la gente piense de ti.

Cuando tienes 60, te das cuenta de que nadie nunca ha pensado en ti.

Conclusión

El ego es una proyección de tus miedos.

Nunca te va a ayudar a mejorar en tus finanzas ya que su función consiste en ayudarte a sobrevivir.

Cuando aparezcan oportunidades delante de ti, el ego va a tratar de impedir que te arriesgues. Va a ser esa vocecita que va a tratar de retenerte en la zona de seguridad.

En algunas ocasiones, incluso puede que el ego trate de hacerte pisar a otras personas para que tu puedas sobrevivir antes que ellas.

El ego puede llenarte de temores y puede acabar convirtiéndote en un ser infeliz, a pesar de tener potencial para ser feliz sin miedo.

No permitas que el ego gane esta pelea, ni en tus finanzas ni ningún otro ámbito de tu vida.

Si tu ego te está impidiendo ahorrar, ¡detenlo!

Deja de alimentar la esa vocecilla y toma el control de tus pensamientos. Con el tiempo, tu salud mental como tu bolsillo lo agradecerán.

¿Cuál es tu situación? Dímelo en los comentarios y te contestaré encantado.

Espero que te haya gustado el artículo. Si es así, no dudes en compartirlo con alguien que lo necesite, que además es gratis 😉

LM-PopBoxes

¿Te gustaría ahorrar más?

Descarga la guía para descubrir ejemplos de gastos reales para ayudarte a ahorrar dinero.

Sobre el autor de este artículo

Mario Díez
Mario Díez
Soy un curioso empedernido al que le encanta aprender y compartir. Ahorrador desde pequeño e inversor autodidacta. Te ayudo a mejorar tus finanzas personales compartiendo contigo todo lo que sé de forma atrevida y sin pelos en la lengua. Fácil, sencillo y para toda la familia. Puedes leer más sobre mi aquí.
Mario Díez
Mario Díez
Soy un curioso empedernido al que le encanta aprender y compartir. Ahorrador desde pequeño e inversor autodidacta. Te ayudo a mejorar tus finanzas personales compartiendo contigo todo lo que sé de forma atrevida y sin pelos en la lengua. Fácil, sencillo y para toda la familia. Puedes leer más sobre mi aquí.

Deja un comentario

Descarga ahora la guía. ¡Es gratis!

Escribe tu e-mail para que pueda enviarte la guía gratuita y empieza a ahorrar controlando tus gastos.

  • 100% libre de Spam, te lo prometo.

Antes de que te vayas ¿quieres un regalo?

Descarga la guía y descubre cómo ahorrar más de 1.000 € al año sin dejar de divertirte.

  • 100% libre de Spam, te lo prometo.