fbpx

Cómo reclamar comisiones bancarias indebidas (Sabadell, Caixabank, Bankia…)

En la actualidad, tener una cuenta bancaria con comisiones viene a ser igual que enviar SMS en vez de usar Whatsapp de manera completamente gratuita. Y sí, existen muchas alternativas de bancos que te permitirán tener tus ahorros sin pagar comisiones. Sin embargo, hoy toca hablar de cómo reclamar comisiones bancarias que, algunos bancos, se empeñan en cobrar de maneras poco ortodoxas.

La verdad es que con un escenario de tipos de interés bajos el negocio de los bancos es cada vez menor. A lo que, sumando la situación de pandemia mundial, con algunos bancos ofreciendo líneas de crédito para PYMEs (pequeñas y medianas empresas) y el posible impago de un buen número de ellas por la situación, hacen de la situación un cóctel explosivo.

Y como no, en una de estas me ha pillado el toro.

El caso es que Banco Sabadell decidió cambiar sus condiciones contractuales, y “avisó” a sus clientes a su manera.

Hasta finales de 2019, la Cuenta Expansión era una cuenta gratis, sin ningún tipo de comisión. Pero ya a finales de marzo, recibí una comisión, la cual reclamé por correo electrónico y me fue devuelta.

Mi sorpresa llegó cuando en junio se me volvió a cobrar una comisión y ahí empezó mi aventura contra los bancos.

Así que, si te interesa saber qué pasos tienes que dar para reclamar comisiones indebidas, acompáñame en esta triste historia (para el Banco Sabadell).

Mi cruzada contra las comisiones bancarias

Por todos es sabido que los Bancos no son ONG’s que te permiten tener tus ahorros a cambio de absolutamente nada.

Y en el fondo, comparto este razonamiento ya que un banco es una entidad que te permite depositar tu dinero, además de ofrecerte seguridad a la hora de hacer transacciones y protección ante delitos como robos por copia de tarjetas y demás.

Un banco, además de custodiar tus ahorros, también te permitirá financiarte en el caso que lo necesites.

Dicho de otra manera, si necesitas dinero para comprarte un piso, un coche, saldar una emergencia económica o si necesitas crédito para tu negocio, ahí estará el banco esperándote con los brazos bien abiertos.

Como puedes esperar, el banco no te va a prestar ese dinero a cambio de nada.

Es lógico.

Sin embargo, hay un pequeño detalle que puede que se te escape.

¿De dónde sale ese dinero que se presta a otras personas?

Pues por lo general, sale de las cuentas de los ahorradores. Y es que los bancos tienen la peculiaridad de poder crear dinero de tu propio dinero.

Existe lo que se denomina reserva fraccionaria que permite a los bancos poder prestar un porcentaje alto del dinero de tus ahorros.

O sea que, si tienes 10.000 euros ahorrados, el banco podría estar prestando 9.000 euros a otra persona a cambio del pago de unos intereses.

Todo bien, ¿no?

Pues no.

Porque a mí como ahorrador, me toca allí donde nunca da el sol que un banco me quiera cobrar comisiones de mantenimiento de cuenta y de custodia. Principalmente, cuando está prestando una parte de mi dinero (o sea, que NO está custodiando), cobrándole más intereses a otro cliente.

Básicamente, porque los ahorradores estamos financiando a los bancos para que puedan mover más dinero y generar más ingresos.

Pero hay más comisiones poco ortodoxas…

Comisión por descubierto

Dejar la cuenta al descubierto es más habitual de lo que parece. Muchas personas viven al día, tiran de tarjeta de crédito y cuando llega el nuevo mes, la cuenta se desmorona y se pone en números rojos.

No soy partidario ni de la tarjeta de crédito ni de vivir al día, pero lo que nos ciñe en el artículo de hoy son las comisiones.

Esta comisión por descubierto se aplica porque el banco te está prestando un dinero para que puedas hacer frente a tus gastos. Por ello debes pagar un interés por ese dinero prestado.

Hasta aquí bien.

Sin embargo, por norma general, la mayoría de bancos te cobrarán una cantidad fija entre 35€ y 50€ por dejar tu cuenta en números rojos, sea la cantidad prestada que sea.

El banco está obligado a hacer una «gestión» de manera personalizada, que en teoría consiste en avisar al cliente de que ponga su cuenta en positivo y así evitar que se le cobren comisiones. Por lo general, esta «gestión» se hace de manera automatizada mediante un e-mail o SMS, lo cual nos abre una ventana legal ya que esta gestión es una acción que no tiene ese coste real.

Cosa que es reclamable.

Pero volvamos a la comisión en sí. Esta nunca podrá ser superior a 2,5 veces el interés legal del dinero, que en 2020 es del 3%.

Lo que quiere decir que, por un descubierto de 100 euros, no podrían cobrarte más de 7,50 euros de comisión por descubierto.

Así que tenemos dos factores, el primero la supuesta gestión, y segundo el interés por demora… Y no pueden cobrar dos comisiones.

Por último, debes saber que se pueden reclamar las comisiones por descubierto de los últimos 5 años.

Cómo reclamar comisiones bancarias indebidas paso a paso

En mi caso particular, el 24 de marzo de 2020 recibí un cargo de 15 euros en mi Cuenta Expansión del Banco Sabadell.

En ese momento, pensé que fue un error y les mandé un e-mail. Al cabo de unos pocos días me devolvieron esos 15 euros y di por zanjado el tema.

Sin embargo, el 24 de junio de 2020 vuelvo a recibir este cargo por Intereses y comisiones de 15 euros y me acerqué a mi sucursal bancaria a pedir explicaciones.

Yo, que soy muy zorro, iba armado con mi contrato en el que quedaba especificado que mi cuenta no tenía ningún tipo de comisión.

Mi sorpresa fue cuando en mostrador me dijeron que no, que habían cambiado las condiciones y que tenía que pagar esa comisión. Me indicaron que hablase con mi gestor, pero en ese momento estaba ocupado y me dio su tarjeta para contactarlo por e-mail.

Y aquí, querido lector, me dispongo a enseñarte cómo reclamar comisiones bancarias.

Empieza mi cruzada personal: «El Banco Sabadell me cobra 15 euros de comisiones indebidas y ahora pienso recuperarlas»

Lubricante para los bancos
Con lubricante las cosas fluyen mejor

1. Confirma que la comisión ha sido cobrada de forma indebida

Sea cual sea el tipo de comisión que te hayan aplicado, si en tus condiciones contractuales no había ningún tipo de comisión y el banco ha decidido cambiar las condiciones, debes saber que, como norma general, no pueden cambiar las condiciones de la cuenta sin avisar, con dos meses de antelación como mínimo, de forma clara, individualizada, sin acumularla a otra información o a publicidad, y en papel u otro soporte duradero.

Además, la carga de la prueba del cumplimiento de los requisitos recaerá sobre el banco.

Y esto no lo digo yo, lo dicen los artículos 29, 31 y 33 del BOE, Real Decreto-ley 19/2018 que he tenido la paciencia de leer.

De hecho, la pista me la dio la propia página de Servicio de Atención al Cliente del Banco Sabadell:

Comisiones bancarias 15 euros sabadell

En mi caso personal, yo no había recibido ninguna notificación por correo ordinario, como sí solían hacer hasta entonces. La justificación que me dieron fue que habían puesto el aviso en la banca online.

Aviso que, si me llegó, no vi.

Así que de primeras, el Artículo 33 se lo habían pasado por donde yo te diga.

2. Reclama directamente a la entidad

Los bancos funcionan bajo la supervisión del Banco de España, pero antes de pasar a reclamar aquí, es necesario que lo hagas ante tu entidad bancaria.

Personalmente me puse en contacto con mi gestor del Banco Sabadell. De primeras, se puso en modo evasivas, contándome las nuevas condiciones de la cuenta bancaria, la cual tenía un coste de 15 euros trimestrales y si quería que fuese gratuita tenía que contratar un seguro o productos de inversión.

Cosa que me negué.

Le comenté que yo no había recibido notificación alguna del cambio de condiciones y que en ese preciso instante me estaba dando por informado, con lo que reclamaba la devolución de una comisión indebida y el cierre de mi cuenta. Contestó diciéndome que el banco no estaba en la obligación de tener un acuse de recibo y que habían notificado correctamente a sus clientes y demás tonterías (porque sí, se puso en plan tonto).

Patadón al Artículo 31 del Real Decreto-ley 19/2018…

Así que me vi obligado a rebatirle punto por punto (y gracias al soporte que me brindó mi amigo Roberto) ciñéndome a lo que se dice en el BOE, y recordándole que, si él no iba a solucionar el problema, iba a tirar del hilo hasta llegar al Banco de España si era necesario.

No hubo respuesta.

¿Qué tienes que hacer?

Desde la web del Banco de España, disponen de una página de “Cómo realizar una reclamación”.

como reclamar comisiones banco de españa

El primer paso es presentar un escrito ante el Servicio de Atención al Cliente y Defensor del Cliente de la entidad.

Este puede hacerse a través de un formulario que muchos bancos disponen en su página de Servicio de Atención al Cliente (Google: Servicio Atención al Cliente Banco XXXX). Puede presentarse de manera online (en algunos bancos) o lo tendrás que imprimir, rellenar a mano, escanear y enviar por e-mail o presentar en una sucursal.

En un plazo máximo de 15 días hábiles, deberás recibir respuesta (o la devolución de las comisiones).

Por lo general, el trámite acabará aquí, pero en el caso en que no den el brazo a torcer…

3. Reclama ante el Banco de España

En el caso de las comisiones de mantenimiento de cuenta, si el Banco no da el brazo a torcer o han pasado los 15 días hábiles y no has recibido respuesta, es hora de pasar al siguiente nivel.

En el caso de comisiones por descubierto, el proceso se puede alargar hasta los 2 meses. Si en ese plazo no recibes respuesta ni la indemnización, lo mejor es acudir directamente a reclamar ante el Banco de España.

Banco de España ofrece 3 vías para realizar la reclamación:

  1. Vía Telemática
  2. Por escrito
  3. En sucursal

Una vez realizada la reclamación, aquí vas a tener que armarte de paciencia ya que Banco de España puede tardar hasta 6 meses en resolver tu reclamación.

Por último, si estás descontento con tu banco, te recomiendo que empieces a plantearte cerrar esa cuenta e irte a otro banco (como hice yo con el Banco Sabadell)

Cuentas online sin comisiones

Una vez hayas logrado recuperar tus comisiones, te recomendaría que o negocies con esa entidad bancaria para que no vuelva a suceder (y aunque lo logres, tarde o temprano te la meterán por la escuadra de nuevo) o que, como yo, cierres de una vez esa cuenta bancaria y te abras una sin comisiones.

Como la segunda opción es la más interesante para la mayoría, te dejo a continuación las que considero las mejores cuentas sin comisiones de la actualidad:

Cuenta online sin comisiones
BBVA sin comisiones

Cuenta corriente de hasta dos titulares con dos tarjetas de débito completamente gratis. Haz toda tu operativa desde la web o la app. Proceso de apertura de la cuenta en tan solo unos minutos. Esta fue mi elección a la hora de dejar el Banco Sabadell. Más de 6000 cajeros en toda España.
Cuenta Corriente Open
Openbank sin comisiones
Openbank, del grupo Santander ofrece esta alternativa de cuenta 100% online. Cuenta totalmente online con tarjeta de débito gratis. Dispondrás de miles de cajeros de Banco Santander para retirar dinero sin comisiones.
Cuenta Nómina
ING sin comisiones
ING ofrece una cuenta nómina totalmente gratis. Anteriormente ofrecía sin nómina pero han dejado de ofrecerla. Es una buena alternativa pero no tiene tantas facilidades a la hora de retirar dinero en cajeros.
Cuenta N26
Cuenta N26 sin comisiones
La Cuenta N26 es ideal para los viajeros, ya que es totalmente gratis retirar dinero de todos los cajeros de Europa. Además, te ofrece algo más de garantía ya que es un banco alemán con licencia bancaria para operar en España con la cobertura del Fondo de Garantía alemán (FDG) de hasta 100.000 €.

Conclusiones

Mira, no tengo nada en contra de los bancos ni del Banco Sabadell en particular. De hecho, he sido cliente durante muchos años y ya me han hecho varias jugarretas que les he «perdonado». La primera fue cuando me cobraron comisión por la Cuenta Expansión cuando esta era gratuita.

Me acerqué a la oficina y me dijeron: «Ah, es que tendrías que venir tú a decirnos que te pasemos a la gratis».

Por eso, esta vez que ha sido el contrario, no me he quedado de brazos cruzados y he preferido actuar con todas las de la ley.

Considero que la sociedad actual no reclama suficientemente lo que es suyo. Esto, en gran medida, fomenta a bancos, aseguradoras u otros negocios cuya ética brille por su ausencia, a que aprovechen cualquier resquicio para sacarte algo más de dinero de tu bolsillo.

Reclamar comisiones bancarias debería estar a la orden del día. Es tu única responsabilidad reclamar lo que es tuyo. Y ya no son los 15 euros, que no me van a quitar de nada. Es la sensación de que la gente mucho quejarse, pero poco hacer a la hora de la verdad.

Así que si en algún momento consideras que están abusando de ti con las condiciones de algún servicio, no te quedes de brazos cruzados ya que existen organismos de Defensa del Cliente y Consumidor que existen para que hagas uso de ellos.

Espero que te haya servido el artículo. Si tienes alguna duda o sugerencia me la puedes dejar en comentarios, estaré encantado de responderte.

Si te ha gustado, ¡comparte!
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
¿Gastas POCO pero a fin de mes no queda NADA?
Guía de AHORRO 100% gratuíta

Sobre el autor de este artículo

Mario Díez
Mario Díez
Soy un curioso empedernido al que le encanta aprender y compartir. Ahorrador desde pequeño e inversor autodidacta. Te ayudo a mejorar tus finanzas personales compartiendo contigo todo lo que sé de forma atrevida y sin pelos en la lengua. Fácil, sencillo y para toda la familia. Puedes leer más sobre mi aquí.
Mario Díez
Mario Díez
Soy un curioso empedernido al que le encanta aprender y compartir. Ahorrador desde pequeño e inversor autodidacta. Te ayudo a mejorar tus finanzas personales compartiendo contigo todo lo que sé de forma atrevida y sin pelos en la lengua. Fácil, sencillo y para toda la familia. Puedes leer más sobre mi aquí.

Deja un comentario

Antes de que te vayas ¿quieres un regalo?

Descarga la guía y descubre cómo ahorrar más de 1.000 € al año sin dejar de divertirte.